Desafiando a Transbank

El sistema de pagos con tarjeta está migrando a un modelo —denominado de 'cuatro partes'— que apunta a una mayor intensidad competitiva con el ingreso de nuevos actores, lo que se espera ayude a promover el uso del dinero electrónico y la inclusión financiera.

Un elemento clave para el éxito de este proceso está en manos del Comité para la Fijación de Límites a las Tasas de Intercambio, el cual deberá determinar el pago que realiza el adquirente (encargado de afiliar comercios y procesar el pago) a los emisores (bancos, casas comerciales, entre otros) por cada transacción. En esta determinación de tarifa es fundamental tener en consideración el nivel de desarrollo y realidad del mercado de pagos chileno, contar con evidencia real y ajustada de los mercados y evitar criterios dogmáticos. En tal sentido, más allá de los guarismos que finalmente sean fijados, resulta interesante tener en consideración experiencias exitosas, como la europea. En dicho continente, la regulación se inspiró en un trabajo de Rochet y Tirole (2011), que concluye que los cálculos para fijar la tasa deben permitir la masificación del uso de tarjetas de crédito, débito y prepago, y al mismo tiempo incentivar el ingreso de más jugadores con nueva tecnología.

Es habitual en todo proceso de fijación de tarifas reguladas que los usuarios esperen reducciones sustanciales de los precios. En este proceso, sin embargo, esa expectativa debe balancearse con los beneficios que se pretenden alcanzar. Si este nuevo modelo parte con tasas de intercambio que sean demasiado bajas, se aumenta la posibilidad de reducir la entrada y expansión de emisores, la innovación por parte de estos y la expansión y entrada de adquirentes que compitan con Transbank, hasta hace poco operador monopólico, que se beneficiaba de tarifas que no incentivaban el ingreso de operadores desafiantes. Las tasas actualmente vigentes, en contrapartida, pareciera ser que apuntan en la dirección correcta. Ello considerando que estarían incentivando la entrada al negocio de la adquirencia de nuevos desafiantes a Transbank y no difieren mayormente entre los diferentes actores, elevando así la intensidad competitiva y la masificación del mercado.

Carta de Tomás Flores, Economista Senior, publicada en El Mercurio.-