Transparencia en la Convención

Conforme con el marco jurídico que nos rige y acorde a la misión del Consejo para la Transparencia, desarrollamos un conjunto de sugerencias en materia de transparencia y probidad para el proceso constituyente, lo que constituye un insumo desde el ámbito y materias propias de la esfera de nuestras competencias.

Entendemos que una de las claves para el éxito del proceso constituyente es la transparencia y publicidad en todas sus etapas.

En otras palabras, somos enfáticos en señalar que este debe regirse, como regla general, por el principio de apertura y máxima divulgación. Esa es la piedra angular de la propuesta que dimos a conocer por estos días, y a la que le antecede un trabajo de meses.

Desde fines de 2020, nos hemos dado a la tarea de generar propuestas para abrir el debate sobre el reglamento que regirá la Convención Constitucional, las que fueron sometidas a discusión y observaciones de expertos y representantes de la sociedad civil, recogiendo en una nueva versión las visiones expresadas más la experiencia del Consejo, en pro de una mayor legitimidad.

Entendemos que dado el equilibrio de los distintos bienes jurídicos y principios en juego, la Convención legítimamente puede debatir sobre espacios institucionalizados de discusión reservada. En tal caso, sugerimos que se definan claramente cuestiones básicas sobre el particular: su excepcionalidad, que sea temporal (debiendo publicitar, a posteriori, las actas), y su debida fundamentación.

Serán las y los convencionales quienes decidan si les asiste necesidad de reserva en la discusión, decisión que debiera ser tomada soberanamente y de cara a la ciudadanía. Ese es el mensaje, ese es el camino, ese es el compromiso y el aporte del Consejo en este momento clave de nuestro país y su democracia, sin espacio para dobles lecturas.

 

Carta de Natalia González, Gloria de la Fuente, y Bernardo Navarrete publicada en El Mercurio.-