PARA ASEGURAR LA POBREZA EN LA VEJEZ

Ministros de la Corte de Apelaciones de Antofagasta dictaminan que una mujer puede sacar el dinero de su fondo de pensiones para pagar dividendos de su vivienda, diputados presentan iniciativas para poder retirar anticipadamente dinero del fondo de pensiones para cubrir gastos en período de pandemia. Todo esto, contraviniendo expresamente la ley (los jueces llamados a aplicarla) y la Constitución (los diputados que no tienen iniciativa en esta materia).

Lo que se presenta aquí como un beneficio a los trabajadores les causa en verdad un perjuicio enorme. Según relata el exministro peruano Luis Miguel Castilla, desde 2016 se han aprobado en su país sucesivas iniciativas en esa dirección que han llevado al retiro de más de 14.000 millones de dólares de los fondos de pensiones, efectuados por más de la mitad de los afiliados, lo que ha disminuido en un tercio el fondo y llevará a pensiones 18% inferiores. Se está asegurando que haya pobreza en la vejez, termina señalando.

Por algo los sistemas de pensiones son de cotización obligatoria en todas partes. Si se dejara a cada persona decidir cuánto ahorra para la vejez lo ahorrado sería muy bajo porque la gente prefiere consumir ahora y se preocupa menos de un futuro lejano. Lo mismo ocurre si se le permite sacar anticipadamente los fondos para otros gastos.

El argumento usado habitualmente para sacar fondos para un fin distinto al contemplado en la ley es un estado de necesidad y en particular, ahora, la caída en los ingresos por la pandemia. Pero Chile ha dedicado importantes recursos para ayudar a familias y empresas a superar este problema. Según el BID es el país de Latino América que proporcionalmente más dinero ha destinado a este objeto, un 15% del PIB, seguido de Perú con un 11 %. Esto incluye aportes al subsidio de cesantía, Ingreso Familiar de Emergencia que reparte cien mil pesos mensuales por persona a más de dos millones de familias, cajas de alimentos para otras tantas familias, crédito subsidiado a pequeñas empresas y otras ayudas que van directamente a resolver el problema.

Falaz es también la afirmación de que el gobierno es contradictorio porque deja sacar plata del fondo para cesantía y no del fondo de pensiones. Resulta que la plata del primero es para cesantía… y la del segundo para pensiones.

Por ello, economistas de muy diversas tendencias políticas, que forman parte de los 16 que llegaron a un acuerdo transversal para crear un Fondo de US$12.000 millones a ser gastados los próximos veinticuatro meses para enfrentar la pandemia, se han pronunciado en contra de la idea de sacar dinero de los fondos de pensiones, lo mismo que el Ministro de Hacienda Ignacio Briones, quien ha dado muestras de un manejo oportuno y proporcionado de esta crisis. Es la hora de la responsabilidad, no de la demagogia.

 

Columna de Luis Larraín, Presidente del Consejo de Libertad y Desarrollo, publicada en La Tercera-