Los chilenos somos choros

Una persona ha sido detenida 18 veces en los últimos tres meses por no respetar las medidas de cuarentena decretadas por la autoridad sanitaria. Algunas estimaciones indican que la movilidad en las comunas sometidas a cuarentena sólo ha disminuido un treinta por ciento, cuando lo que se espera y se requiere es que baje un setenta por ciento. Parece que a los chilenos no nos gusta respetar las reglas, al menos a la mayoría.

Eso no ocurre en países como Alemania, Suiza, Singapur, donde la gente respeta las normas. Es que los chilenos somos más choros, más vivos, tomamos atajos. Y así es como nos va. Los gansos de esos otros países, que respetan la fila, obedecen instrucciones y no tratan de sacar ventajas, llegan antes, viven mejor que nosotros respetan a los demás.

Esta “choreza” llegó a un extremo después del “estallido social”. Terminadas las manifestaciones masivas aparecieron los vivos que se tomaban las esquinas, cobraban peajes y se apropiaron de las calles. Pasamos a la anomia: ausencia total de reglas dónde cada cuál hacía lo que se le antojaba.

El gobierno, favorecido por cierta bonanza legislativa a raíz de la pandemia, ha aprobado prontamente una ley para endurecer las sanciones. ¿Pero funcionará realmente? No sabemos si fiscales y jueces pedirán y decretarán esas penas. Da la sensación de que cada uno de ellos hace lo que le parece, según sus convicciones y no la ley.

En Chile vivimos un relajamiento generalizado donde no se cumplen las normas ni los deberes y sólo se exigen derechos. ¿Por qué habrían de cumplirlas los chilenos de a pie si no las cumplen las propias autoridades? El Senado en una estrecha votación declaró inadmisible una moción parlamentaria que prolongaba el beneficio del post natal, pese a que la Constitución no permite iniciativa a los senadores para un proyecto así. Sólo gracias a la votación de la senadora Goic y los senadores Pizarro, Letelier y Quintana se rechazó el proyecto. Todos los demás senadores de oposición presentes, a los que se sumó el inefable senador Ossandón, no respetaron la Constitución y votaron a favor. ¿Si los senadores no respetan la constitución por qué los demás chilenos debemos respetar las leyes?

Los ministros de la Corte de Apelaciones de Antofagasta autorizan a una afiliada a sacar la plata de la AFP para usarla en pagar dividendos, contradiciendo expresamente lo que dice la ley. ¿Por qué van a cumplir la ley los chilenos cuando los encargados de hacerla cumplir, los jueces, no lo hacen y se arrogan la calidad de legisladores torciendo su sentido? Los chilenos somos choros porque nuestros parlamentarios y jueces son choros.

Por último, está lleno de leyes que es imposible hacer cumplir porque no hay capacidad de fiscalización. Otra razón para ser choros: no nos van a pillar.

 

Columna de Luis Larraín, Presidente del Consejo de Libertad y Desarrollo, publicada en La Tercera.-