Servicio de Protección Especializada a la Niñez y Adolescencia

Respecto al proyecto de ley que crea el Servicio de Protección Especializada a la Niñez y Adolescencia, hay una buena y una mala noticia. La buena es que por fin fue despachado por la Comisión Mixta de diputados y senadores que tenían por misión resolver las diferencias entre ambas Cámaras respecto al proyecto, quedando pocos pasos para que sea ley de la República. La mala es que, a raíz de una indicación presentada en último momento de la discusión, sin ser consensuada, la entrada en vigencia de esta ley queda indeterminada al vincularla a la aprobación de otro proyecto de ley que ha tenido mayores problemas en su tramitación, pues incorpora varias normas que se oponen a la visión de vida y de crianza de los hijos de un sector importante de la población representado en el Congreso: el proyecto de ley de Garantías de la Niñez.

Todo parece indicar que se trata de una nueva estrategia de la oposición para imponer sus principios al resto de los representantes, forzándolos a aprobar una ley para que se pueda finalmente implementar la importante separación de funciones de protección a la niñez y adolescencia y la reinserción social de jóvenes delincuentes en distintos servicios. Además de poder calificarse este acto como una coerción indebida, queda patente que para un sector la infancia en protección no es prioridad, sino un medio para conseguir sus fines políticos.

 

Carta de Trinidad Schleyer, Abogada del Programa Legislativo de Libertad y Desarrollo, publicada en La Tercera.-