Remuneración de autoridades

A propósito del proyecto de ley que rebaja la dieta parlamentaria y remuneraciones de autoridades, y pese a la premura que se ha instalado por legislar, no deben desatenderse consideraciones que son relevantes y tendrán impacto en el largo plazo.

La celeridad ha llevado a que se le encomiende al Banco Central (BC) la fijación de remuneraciones de autoridades y jefaturas de servicios, incluyendo a empresas y universidades del Estado. Sin embargo, luego de que su presidente hiciera ver que los fines del BC eran ajenos a los que propone el proyecto, los parlamentarios se abrieron a considerar que sea otro organismo autónomo el que cumpla tal función.

La misma premura se reflejó también en la aprobación de indicaciones que transitoriamente pretenden rebajar en un 50% las remuneraciones de autoridades de gobierno, del Congreso Nacional, de intendentes, gobernadores y alcaldes, alcanzando también al Poder Judicial.

Pese a una posible pugna de esta disposición con las materias de iniciativa exclusiva presidencial, se ha intentado "meter a todos en el mismo saco", en circunstancias de que es fundamental hacerse cargo de la heterogeneidad, especialmente tratándose de autoridades técnicas que llegan por mérito a sus cargos y, asimismo, evaluar las posibles distorsiones que se pueden generar en la escala de remuneraciones de los diversos organismos.

No se trata entonces solo de dar una señal política.

 

Carta de Pilar Hazbún, Coordinadora del Programa Legislativo de LyD, publicada en La Tercera.-