Comisiones de intermediación

Existe consenso técnico en que el monto de las pensiones depende de diversas variables, dentro de las cuales es esencial la rentabilidad de las inversiones de los fondos. En dicho contexto, es lamentable la aprobación de una indicación de diputados de oposición —en la comisión de Trabajo de la Cámara—, cuyo efecto práctico es impedir que las AFP puedan encargar la administración de recursos de los fondos de pensiones a entidades extranjeras.

La indicación adolece de defectos económicos y jurídicos. Económicos, pues elimina un valioso mecanismo para obtener retornos más elevados. Al respecto, según un estudio de Valdés y Benavides, un punto porcentual de mayor rentabilidad durante toda la vida tiene un efecto de un incremento del 25% en la pensión. Jurídicos, por su parte, puesto que contraviene lo establecido por la Carta Fundamental, en particular el artículo 65 Nº 6, que establece que es el Presidente de la República quien tiene la iniciativa exclusiva para modificar las normas sobre seguridad social o que incidan en ella. Lamentablemente, dicho artículo y la opinión de la secretaria de la comisión técnica fueron ignorados por una mayoría circunstancial.

Es de esperar que durante la tramitación del proyecto se corrija tal situación y se permita —como ocurre en la actualidad que las administradoras puedan hacer uso de todos los mecanismos posibles para cumplir eficazmente con su rol fundamental: conseguir las mejores rentabilidades para el bienestar futuro de los cotizantes.

 

Carta de John Henríquez, abogado de Libertad y Desarrollo, publicada en El Mercurio.-