Alunizajes

Hoy, en pocas horas más, se cumplen 50 años desde que el hombre llegó a la Luna: el primer alunizaje. Transcurrido medio siglo, seguimos asombrados de la mayor hazaña de la humanidad: visitar y explorar otro mundo. Se repitió otras cinco veces, la última en 1972. Doce astronautas lo lograron. Solo cuatro están vivos para celebrar el aniversario. Donald Trump ha prometido que, de ser reelecto, el ser humano volverá a la Luna. El siguiente viaje sería tripulado por un hombre y una mujer. Están en serias dudas su reelección, los fondos y el adelantar en cinco años lo previsto por la NASA para 2028. Sería parte del proyecto de colonizar Marte antes de mediados de siglo. Cuando Kennedy anunció este proyecto, Estados Unidos no disponía de organización para llevarlo a cabo. Contaba con algunas tecnologías y capacidades para esta empresa. Fabricó el cohete Saturno, hasta ahora el más poderoso y grande jamás construido. El computador de la nave lunar Eagle tenía menos capacidades que las de un celular y falló.

Los astronautas debieron sortear más de veinte instancias críticas imprevistas. Los riesgos fueron tan elevados que, al momento del lanzamiento, se estimaba en 50% las posibilidades de alunizar. Michel Collins, que giraba en torno a la Luna, en espera del regreso de sus compañeros Buzz Aldrin y el comandante Neil Armstrong, confesó que por meses tenía la pesadilla de nunca volver a verlos. Habían asegurado en 90% las posibilidades de retornar a la Tierra. Varias décadas después se reveló un borrador de discurso del Presidente Nixon por si el viaje espacial terminaba en desastre. La felizmente fallida intervención, preparada por el asesor de comunicación de Nixon, el reconocido columnista William Safire, comenzaba: 'El destino dispuso que los hombres que fueron en paz a explorar la Luna quedaran descansando en paz en la Luna'. 

Su frase final era conmovedora: 'A partir de ahora, todo ser humano que mire la Luna en las noches sabrá que hay un rincón de otro mundo donde la humanidad estará presente, para siempre'. Se conjugaron la visión de John F. Kennedy de fijar esta meta en 1961; el heroísmo de los tres astronautas que cumplieron la misión Apolo 11, y los sobre 400 mil americanos que la hicieron posible. Con el alunizaje, el capitalismo se impuso sobre el comunismo, que pretendía liderar eternamente la carrera espacial. Mientras celebramos el primer alunizaje, sufrimos por los alunizajes criollos, en autos robados, para ingresar y sustraer comercios y bancos. Probablemente hoy habrá uno. Ayer se informó de otro. Antes eran muchos más. Una práctica organizada, alunizajes vergonzosos, suceden cerca, en este planeta, en Chile.

 

Columna de Hernán Felipe Errázuriz, Consejero de Libertad y Desarrollo, publicada en El Mercurio.-