Nueva agenda para el Ministro Fontaine

El retorno de Juan Andres Fontaine al Ministerio de Economía revive la esperanza de que la agenda pro emprendimiento pueda ser retomada, tanto por la presentación de nuevas iniciativas legales como con la reactivación de la Corfo en su rol de acceso a financiamiento a los emprendedores.

Pareciera que el espíritu emprendedor se distribuye normalmente a lo largo de nuestra sociedad, sin que existan países en donde “genéticamente” nazcan más emprendedores. Sin perjuicio de lo anterior, si es posible observar países como Nueva Zelandia, en donde la actividad empresarial es mucho más abundante que en Chile y ello respondería a que el marco regulatorio permite que ese deseo creativo se pueda manifestar en toda su plenitud.

Este convencimiento estuvo tras el diseño de las reformas a ser implementadas durante el primer gobierno del Presidente Piñera, de manera tal de hacer más fácil partir para un emprendedor, obtener financiamiento y cerrar el negocio si finalmente no dio resultado, permitiendo a los socios iniciar una nueva empresa. En la actualidad, gracias a las Ley N° 20.659, es posible constituir una empresa y obtener el RUT, en 1 trámite, 1 día y a costo cero. Desde el 2 de mayo de 2013 más de 450 mil empresas se han creado en el portal www.tuempresaenundia.cl , siendo posible comenzar a vender con factura electrónica ese mismo día.

Adicionalmente,  la modificación total de la Ley de Quiebras fue fundamental, sobre todo al ser uno de los aspectos en donde existía mayor rezago en comparación con los demás países. Dicha reforma permite reorganizar o cerrar un emprendimiento que no funcionó para así volver con una nueva idea de negocio. Sin embargo, persiste la dificultad para conseguir financiamiento para las nuevas empresas, y en todas las encuesta sobre el tema surge el dolor persistente que tienen los emprendedores para acceder a capital fresco.

De esta manera, creo que uno de los elementos que debe considerar el Ministro Fontaine en su nuevo desafío es enfrentar este dolor, perfeccionando el mercado de capitales de manera tal que el capital de riesgo sea más accesible a todo tipo de nuevas ideas. Esta agenda  es fundamental para lograr impacto en nuestra economía, para que el resultado final sea una mayor tasa de crecimiento económico, que le permita a Chile ser el primer país desarrollado de América Latina.

 

Columna de Tomás Flores, Economista Senior de Libertad y Desarrollo, publicada en El Líbero.-