Disminuyamos la carga tributaria

La oposición ha señalado, incansablemente, que no está disponible para debatir sobre una rebaja de impuestos. Como integrar el sistema tributario también implicaría una menor recaudación, tampoco apoyarían esta idea salvo que esa rebaja sea debidamente compensada. Con ello reafirman su escasa voluntad de disminuir la carga tributaria de todos los chilenos, buscando de paso desacreditar o demonizar, en el plano político, la “rebaja de impuestos”, en un nuevo intento por incorporar esta temática al catálogo de lo políticamente incorrecto. Proponer una rebaja de impuestos sería una suerte de “impuesticidio político”. ¿Estarán leyendo bien a la ciudadanía? ¿Es razonable no estar disponible para debatir sobre una disminución de la carga tributaria?

En términos sencillos, y en el caso de las empresas, las rebajas impositivas hacen que éstas dispongan de un mayor flujo de caja y dinero para invertir. Esa mayor inversión genera un efecto positivo en la productividad, lo que hace que los salarios aumenten. Por su parte, las rebajas de impuestos corporativos hacen que nuestras empresas sean más competitivas en el ámbito internacional, lo que promueve el retorno a nuestro país de capitales de grandes multinacionales y la inversión de nuevos actores. El impulso al crecimiento, dado por esta vía, estimula a su turno la recaudación. Negarse a priori a este debate parece entonces tener más de ideología que de sustento técnico. En Chile existen una serie de estudios (Medina y Valdés, Cerda y Larraín, y Vergara) que analizan el impacto del alza de impuestos a las empresas sobre la inversión. La gran mayoría de esos trabajos concluye que un aumento de los impuestos corporativos produce un impacto negativo en la inversión, la productividad y en la creación de empresas.

Sin embargo, usted podría estar pensando que el efecto de los impuestos solo incide en las empresas o “en los más ricos”, como dicen algunos, y que nada de lo anterior tiene que ver con usted. Pero ocurre que los aumentos en la carga tributaria los terminamos pagando todos. Los impuestos inciden en las decisiones que deben adoptar los empresarios, consumidores y las personas. En el caso del impuesto corporativo, éstos influyen en las determinaciones que las empresas adoptan, entre otras, sobre las inversiones a efectuar, algunas de las cuales, en el margen, no se harán lo que significa menores posibilidades de empleo y menores salarios, impactando a todas las personas. Ante este escenario, ¿le parece razonable que la oposición se reste a priori del debate sobre una rebaja de la carga tributaria en Chile? No lo es. En el mundo, buena parte de los países con los que nos gusta compararnos las han acometido, con resultados exitosos para todos.

Columna de Natalia González, Subdirectora de Asuntos Jurídicos y Legislativos de LyD, publicada en La Tercera.-