Cuentas fiscales responsables

Esta semana ingresó a la Cámara de Diputados el proyecto de ley que crea el Consejo Fiscal Autónomo (CFA), por medio del cual el Ejecutivo pretende fortalecer la institucionalidad fiscal, dotando de rango legal a este Consejo -creado mediante decreto en 2013-. Asimismo, pretende otorgarle autonomía operacional y presupuestaria, modificar su gobierno corporativo, ampliar sus atribuciones y aumentar la transparencia de la estimación del balance cíclicamente ajustado.

Actualmente nuestro país cuenta con una institucionalidad fiscal que, a primeras luces cumple con los estándares internacionales más exigentes al respecto, esto es, una regla de balance estructural (BE) que determina la trayectoria del gasto y un Consejo Fiscal cuyo rol es ser garante del cumplimiento de esta regla fiscal. Sin embargo, el establecimiento de la regla de BE en 2001 y la posterior conformación del Consejo Fiscal Asesor no ha podido asegurar el manejo responsable de las cuentas fiscales, llevando a Chile a perder su calidad de acreedor neto en 2016, condición que había logrado mantener con esfuerzo durante una década. Sumado a lo anterior, la estimación y evaluación del BE se ha complejizado.

En este contexto, se valora el gran avance que representa una institucionalidad fiscal más autónoma y transparente. El éxito del CFA dependerá en gran parte de que sea validado por todos los sectores. La presencia de dos ex ministros de Hacienda en su presentación es una señal potente.

Carta de Macarena García y John Henríquez, investigadores de Libertad y Desarrollo, publicada en Diario Financiero.-