9 de octubre de 2018

Proyecciones de crecimiento 2018 del FMI: Chile por sobre las expectativas globales

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha entregado una actualización de proyecciones respecto de lo reportado en julio 2018.

El último informe de Perspectivas de la economía mundial (WEO, por sus siglas en inglés) publicado por el FMI, proyecta una tasa de crecimiento del PIB mundial para 2018-2019 de 3,7%, la misma tasa estimada en octubre del año pasado, y 0,2 puntos porcentuales por debajo del pronóstico de julio del presente año. En este contexto, destacan que los riesgos para el crecimiento mundial han aumentado en los últimos seis meses y que la posibilidad de sorpresas positivas se ha disipado.

De acuerdo con el análisis, “las condiciones financieras mundiales serán más constrictivas a medida que la política monetaria se normalice; las medidas comerciales implementadas a partir de abril lastrarán la actividad a partir de 2019; la política fiscal estadounidense perderá ímpetu a partir de 2020; y China desacelerará como consecuencia del debilitamiento de la expansión crediticia y las crecientes barreras comerciales”, declara el FMI en su informe. En suma, todo lo anterior explicaría la baja en expectativas de crecimiento para Estados Unidos para 2019 y una disminución gradual de las expectativas de crecimiento para China.

Por el contrario, Chile registró un cambio positivo en la estimación de crecimiento, pasando de 3,8% a 4,0% para 2018 y proyectando un 3,4% para 2019. La tasa estimada para el presente año es la más alta desde 2013, cuando la economía se expandió en un 4,1%. Está, además, por sobre el 1,2% que el FMI proyecta para Latinoamérica y el Caribe (1,6% proyectado en abril).

Con todo, Chile vuelve a presentar una tasa de crecimiento superior al promedio mundial, como solía hacerlo antes de 2014. “En un escenario donde economías emergentes, como Argentina, Brasil, Irán y Turquía han ajustado sus expectativas de crecimiento a la baja, como resultado de factores nacionales específicos y la constricción de sus condiciones financieras, Chile repunta gracias a la calidad de sus políticas internas, especialmente en materia de comercio internacional, integración de la mujer y la juventud a la fuerza laboral, y transparencia comunicacional de las políticas monetarias“, explica el investigador del Programa Económico de LyD, Stefano Bruzzo.