ANÁLISIS LYD: CON CREACIÓN DE PENSIÓN BÁSICA UNIVERSAL, EL GASTO FISCAL DEL PILAR SOLIDARIO PODRÍA LLEGAR A 4,9% DEL PIB EN 2022

 

  • De no existir APS ni PBS, la pobreza en vejez pasaría de 4,5% a 11,2%.
  • En 2050 la cobertura del Pilar Solidario más que duplicaría la de 2021 (3.841.720 beneficiarios), con un gasto de 1,58% del PIB.
  • Con la Ley Corta de Pensiones y considerando cuatro retiros de fondos previsionales, el Pilar Solidario tendría un costo de 2,07% del PIB ($7.697.415 millones) en 2050.
  • De crearse una Pensión Básica Universal (PBU) y fijarse en el actual valor de la línea de pobreza, el gasto fiscal estimado para 2022 sería equivalente al 2,6% del PIB y al año 2050 alcanzaría un monto equivalente al 3,1% del PIB. Si fuera equivalente al salario mínimo vigente el gasto fiscal sería de 4,9% del PIB en 2022, llegando a 5,9% en 2050.

El Pilar Solidario del sistema de pensiones chileno, creado en 2008 a través de la Ley 20.255, benefició en 2020 a 1.695.934 personas, con un gasto fiscal equivalente al 1,22% del PIB. Un informe de Libertad y Desarrollo analiza su evolución en el tiempo y potenciales mejoras, extrayendo relevantes conclusiones.

En Chile, la tasa de pobreza en la vejez desde 1990 es inferior a la población general. Ese año, un 59,1% de los adultos sobre 60 años se encontraban en situación de pobreza, mientras que en 2017 dicho porcentaje desciende a 4,5%. De manera similar, la tasa de pobreza de toda la población cae desde 68,5% en 1990 a 8,6% en 2017.

Con el fin de evaluar el impacto del Pilar Solidario en la reducción de la pobreza en la vejez, con información de la encuesta Casen 2017 se estimó a cuánto hubiese ascendido la pobreza en ese año de no existir éste. Los resultados reflejan que un 31% de los hogares beneficiados con Pensión Básica Solidaria (PBS) pertenecían al primer decil de ingresos y un 46,3% a los dos primeros deciles. En cuanto al Aporte Previsional Solidario (APS), uno de cada cuatro beneficiarios pertenecía al primer quintil de ingresos.

De esta forma, se establece que de no haber existido APS ni PBS, la pobreza en vejez ascendería de 4,5% a 11,2%.

El informe además realiza proyecciones de cobertura y gasto del Pilar Solidario en el largo plazo, las cuales son de magnitudes importantes.

En el caso del gasto, considerando las proyecciones de cobertura del Informe de Pasivos Contingentes del año 2020[i] y el PIB proyectado por la OCDE, el gasto en 2021 alcanzaría $2.717.499 millones, que equivale a un 1,38% del PIB. Esta cifra aumenta a $6.049.603 millones en 2050, pasando a 1,58% del PIB. Ello refleja un incremento importante de los compromisos fiscales a 2050.

En cuanto a la cobertura, se proyecta un crecimiento anual promedio de 2,8%, alcanzando los 3.841.720 beneficiarios en 2050. Es decir, se estima que el número de beneficiarios en 2050 será de 2,2 veces el número de beneficiarios de 2021.

Por otra parte, el documento de LyD analiza algunas propuestas de mayores aumentos al Pilar Solidario.

En esta línea, se observa que la “Reforma corta” presentada recientemente por el Ejecutivo, mediante la cual se propone elevar la PBS desde los actuales $170.187 promedio a $178.958 (5,2% de crecimiento), tendría un costo fiscal de 0,26% del PIB en 2022, favoreciendo aproximadamente a 2.300.000 personas, ubicándose el gasto adicional en 2050 en torno a 0,34% del PIB. Estas cifras consideran los tres retiros de fondos previsionales que ya se han realizado.

Ahora bien, de acuerdo a estimaciones propias considerando los cuatro retiros, el gasto del Pilar Solidario podría llegar a $7.697.415 millones en 2050, lo que se traduce en 2,07% del PIB. El número de personas beneficiadas hacia 2050 alcanzaría las 4.290.179, lo que significa 2,5 veces el número de beneficiarios de 2020.

En torno a la discusión de ampliar la cobertura del Pilar Solidario, han surgido voces que plantean avanzar hacia una Pensión Básica Universal (PBU), sin priorización socioeconómica y de un monto fijo independiente de los demás ingresos de la persona, así como de su pensión autofinanciada.

Para efectos de tener un orden de magnitud, si por ejemplo se fija una Pensión Básica Universal en el actual valor de la línea de pobreza ($178.345 en julio de 2021), el gasto fiscal estimado para 2022 sería equivalente al 2,6% del PIB, duplicando el gasto de 2020 del Pilar Solidario. Al año 2050 alcanzaría un monto equivalente al 3,1% del PIB.

Si se considera una PBU de $250.000[ii], el gasto en 2022 alcanzaría el 3,6% del PIB, llegando en 2050 a 4,4%. De la misma manera, con una PBU de $337.000, equivalente al salario mínimo vigente, el gasto fiscal sería de 4,9% del PIB en 2022, llegando a 5,9% en 2050.

 

VER INFORME COMPLETO

[i] Sólo considera el primer retiro de fondos de ahorro previsional.

[ii] Toma como referencia el cálculo de la canasta básica del quintil 2 calculada en el marco del estudio “Evaluación del Pilar Solidario en el financiamiento de la canasta de consumo, los ingresos y la pobreza multidimensional de hombres y mujeres adultos mayores”.