NUEVA DIRECTORA EJECUTIVA EN EL MERCURIO: “VOY A CONTRIBUIR AL DEBATE Y A LOS ARGUMENTOS DESDE LIBERTAD Y DESARROLLO”

El miércoles pasado, cuando el Instituto Libertad y Desarrollo comunicó que Marcela Cubillos asumiría como su nueva directora ejecutiva, el Presidente Sebastián Piñera le envió un mensaje felicitándola. Pese a que él le había preguntado varias veces a su exministra de Educación sobre su futuro, ella mantuvo el suspenso hasta esta semana.

A dos semanas de su salida del gabinete, Cubillos ha interpelado a políticos y empresarios por Twitter. Calificó al senador Alejandro Guillier como un candidato presidencial derrotado luego que este asegurara que había que adelantar las elecciones presidenciales y parlamentarias; y ante la aprobación de la paridad en el proceso constituyente, aseguró que hoy 'cada chileno decide un poco menos'. Con todo, este lunes comenzará su nueva labor en el centro de estudios.

-Entonces, ¿no va a participar del comando del Rechazo?

-No. Siempre dije que no soy neutral frente a lo que está ocurriendo, que tengo una opción política por el Rechazo y voy a contribuir al debate y a los argumentos, desde Libertad y Desarrollo. Dentro del instituto hay libertad sin esa obligación de prescindencia que uno podía tener en el gobierno.

-¿Cree que el gobierno debería dejar la prescindencia?

-Entiendo que el Presidente haya definido la prescindencia, porque hay dos opciones que son legítimas para el plebiscito y en Chile Vamos hay posturas distintas. Parece razonable.

-A propósito de la postura de algunos dirigentes opositores que proponen adelantar elecciones o inhabilitar al Presidente, usted aseguró que 'ya reconocen que no les basta ni ese plebiscito ni una hoja en blanco'.

-Es una irresponsabilidad, y una falta de respeto y de conciencia del cuidado que hay que tener con la democracia. Llama la atención que cuando se están conmemorando 30 años de la recuperación de la democracia, sea el mismo día en que se plantean dos alternativas que buscan, de distintas maneras, que un Presidente y un Congreso legítimos no terminen su período. Que se esté planteando es poner en riesgo nuestra democracia.

CONSTITUCIÓN DE POLÍTICOS

-Roberto Izikson, gerente de asuntos públicos de Cadem, señaló que 'esa mayoría silenciosa por el Rechazo aún no la hemos encontrado; hoy el resultado sigue siendo 67% Apruebo y 27% Rechazo. ¿Qué probabilidades hay de que gane el Rechazo?

-Llama la atención que las encuestas no estén arrojando un 100% por el Apruebo cuando se le promete a la gente que la Constitución le va a garantizar una casa o áreas verdes. Es bien importante ir revelando ciertos errores o desinformación que hoy existe. Uno de los engaños es cuando se le dice a la gente que ellos van a tener la oportunidad de escribir esta nueva Constitución. Si esta Constitución la van a escribir los políticos, se eligen de la misma manera que el Congreso. Vamos a tener un segundo Congreso, financiado por todos los chilenos, para hacer un proceso constituyente cuando el Congreso actual tiene atribuciones legítimas para hacerlo.

-Pero en su sector hay algunos que están por el Apruebo. El senador de Evópoli, Felipe Kast, señaló en una columna en 'El Mercurio' sobre los que apoyan el Rechazo: 'Me cuesta entender que los mismos que ese día suscribieron y celebraron la seriedad del acuerdo del 15 de noviembre ahora digan que estamos a punto de dar un salto al vacío. ¿Al firmar el acuerdo regalaron el país en forma irresponsable?

-Cuando se hace un acuerdo por la paz y después se trata torcidamente de acusar constitucionalmente al Presidente de la República, al intendente de la Región Metropolitana, al exministro del Interior, cuando hemos visto también que la violencia ha sido desatada en muchas comunas del país, y cuando hemos visto que muchos de los que suscribieron ese Acuerdo por la Paz no han sido claros ni para condenar la violencia, por supuesto que las condiciones han cambiado y mucha de la gente que quizás en un primer minuto estuvo dispuesta a estar por el Apruebo hoy siente que hay una parte fundamental de ese acuerdo que no se ha cumplido.