ACUERDO POR NUEVA CONSTITUCIÓN

Luego de una extensa jornada de negociaciones se logró llegar a un acuerdo relativo al mecanismo para redactar una nueva Constitución entre un amplio espectro de partidos políticos tanto del oficialismo como de la oposición.

Lo fundamental se aprobó lo siguiente:

  1. Plebiscito de entrada: Se realizará en abril 2020 y se consultará a la ciudadanía dos preguntas:

A. ¿Quiere usted una nueva Constitución? Apruebo o rechazo

B. ¿Qué tipo de órgano debiera redactar la nueva Constitución? Convención Mixta Constitucional o Convención Constitucional.

 

2. Composición: La Convención Mixta Constitucional será integrada en partes iguales por miembros electos para tal efecto, y parlamentarios en ejercicio. Por su parte, en el caso de la Convención Constitucional, todos sus integrantes serán electos para tal efecto, elección que se realizará en octubre 2020, en conjunto con las elecciones regionales y municipales, bajo el mismo sistema electoral que rige las elecciones de diputados en la proporción correspondiente.

 

3. Objeto: El órgano constituyente que resulte elegido tendrá por único objeto redactar la nueva Constitución, no afectará las competencias y atribuciones de los demás órganos y poderes del Estado, y se disolverá una vez concluya la tarea de redactar la Constitución. Asimismo, no podrá alterar los quórum o procedimientos para la adopción de acuerdos.

 

4. Normas y funcionamiento: Las normas y el reglamento de aprobación de las mismas se deberán aprobar por el órgano constituyente por un quórum de 2/3 de sus miembros en ejercicio.

 

5. Plebiscito ratificatorio o de salida: Una vez redactado el nuevo texto, dentro de 60 días este será sometido a un plebiscito ratificatorio, cuya votación se realizará con voto obligatorio.

 

6. Inhabilidades: Las personas que ocupen cargos públicos y de elección popular cesarán en sus cargos por el sólo ministerio de la ley cuando se acepte su candidatura por el SERVEL. Asimismo, quienes hayan integrado el órgano constituyente, no podrán ser candidatos a cargos de elección popular por un año desde que cesen en su mandato.

 

7. Comisión Técnica: será la encargada de resolver y determinar todos los aspectos indispensables para materializar este mecanismo. Su composición será paritaria entre oposición y oficialismo.

 

8. Duración del Órgano Constituyente: 9 meses, prorrogable por una sola vez hasta 3 meses.

 

9. Entrada en vigencia: La nueva Constitución regirá en el momento de su promulgación y publicación, derogándose en ese momento la Constitución actual.

Desde la perspectiva del rol que debe jugar la política en democracia, es valorable que, ante un escenario complejo como el actual, la gran mayoría de los partidos políticos hayan efectuado un esfuerzo y llegado a un acuerdo respecto de estas materias.

Asimismo, un aspecto que resulta muy positivo es que se haya acordado que las normas de una eventual nueva Constitución se aprueben por un quórum de 2/3. Esto garantiza que el nuevo texto constitucional que sería producto del acuerdo del órgano constituyente sea efectivamente un texto de consensos mínimos de todos los chilenos, y no un texto aprobado por una mayoría circunstancial.  Lo anterior permite además su permanencia y estabilidad en el tiempo, cuestiones tan fundamentales para la seguridad jurídica.

Otro aspecto destacable es que, tratándose de la Convención Constitucional o de la Convención Mixta en la parte que sería compuesta por miembros electos por la ciudadanía, se haya optado porque sus integrantes sean elegidos bajo el mismo sistema electoral que rige las elecciones de diputados en la proporción correspondiente, lo que da importantes garantías.

Finalmente, también resulta muy relevante el compromiso que asumen y garantizan los partidos políticos que lo suscriben con el restablecimiento de la paz y el orden público, y el total respeto de los derechos humanos y de la institucionalidad democrática. Es de esperar que ello se refleje en la deliberación y aprobación de la agenda legislativa de seguridad presentada por el gobierno. En este momento, lo primero es restablecer el orden público y terminar con los lamentables e inaceptables actos de violencia que hemos apreciado en el último tiempo. Sin orden público ni paz social, se hace muy difícil dialogar sobre aspectos sustanciales que repercutirán en la vida de todos los chilenos, como lo es la Constitución.