14 de mayo de 2019

Rechazo de la idea de legislar la reforma de pensiones

El día de ayer se votó, en la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados, la idea de legislar sobre el proyecto de ley impulsado por el actual gobierno denominadoMejora pensiones del sistema de pensiones solidarias y del sistema de pensiones de capitalización individual, crea nuevos beneficios para pensión para la clase media y las mujeres, crea un subsidio y seguro de dependencia, e introduce modificaciones en los cuerpos legales que indica” (Boletín N° 12212-13).

Después de meses en que la referida Comisión escuchó a diferentes expertos y representantes de la sociedad civil -el proyecto ingresó a tramitación el 6 de noviembre del año pasado-, el resultado de la votación sobre la idea de legislar era incierto. La incertidumbre se mantuvo presente hasta el voto del Presidente de la comisión técnica, el Diputado Raúl Soto, quien con su voto inclinó la balanza en favor del rechazo a la idea de legislar sobre la materia (7 votos en contra y 6 a favor).

John Henríquez, abogado de Libertad y Desarrollo, se refiere a la situación legislativa en quedó el proyecto, tras el rechazo en la Comisión de Trabajo. Al respecto, afirma: “el rechazo en la comisión técnica obliga a la Sala de la Cámara a votar sobre la iniciativa propuesta. Nuestra Constitución establece que, de rechazarse el proyecto en la Sala, no se podrá renovar la iniciativa sino después de un año. Con todo, la Carta Fundamental establece que, tratándose de proyectos de su iniciativa -como es el caso de los proyectos relacionados con la seguridad social-, el Presidente de la República podrá solicitar que el proyecto pase a la otra Cámara. En el Senado, para que el proyecto pueda continuar con su tramitación, se requiere la aprobación general por los tercios de sus miembros presentes”.

Sin perjuicio de lo anterior, Henríquez es optimista: “Esperamos que la Sala de la Cámara de Diputados revierta la decisión de la Comisión de Trabajo y permita continuar la tramitación del proyecto. De aprobarse en la Sala, el gobierno debiera retirar la urgencia (discusión inmediata) para que la iniciativa comience su discusión y votación en particular en la Comisión de Trabajo”.

Por otra parte, respecto a los requerimientos de la oposición para aprobar la idea de legislar, el abogado sostiene que el Ejecutivo ha mostrado apertura en todas las instancias. “Al redactar el proyecto original, el texto contenía un grupo importante de propuestas sensatas que venían del proyecto presentado por el gobierno anterior. Asimismo, el gobierno ha dado señales importantes en aras de encontrar puntos de acuerdo ante la presentación del petitorio, conservando la sostenibilidad de las arcas fiscales y velando por un manejo responsable de los recursos”. Además, afirmó que: “la necesidad de legislar en la materia, debido al aumento de la esperanza de vida y de las menores rentabilidades, no puede llevarnos a legislar de manera irresponsable, descuidando los incentivos o afectando los intereses de los futuros pensionados”.

Finalmente, Henríquez advierte que: “no existen fórmulas mágicas para subir las pensiones en el largo plazo y de forma responsable. El aumento de las pensiones está condicionado a un mayor ahorro en la época activa, un aumento en la edad legal de jubilación y promoviendo una regulación laboral que permita aumentar las densidades de cotización y evitar las lagunas previsionales”.