BAILE DE MÁSCARAS

Se ven ansiosos, se disputan espacios en la prensa y buscan palabras bonitas para cautivar a los electores; pero lo que de verdad hacen la mayoría de los políticos en el momento populista que vive el país, es participar en un baile de máscaras.

La falta de candidatos que conciten un apoyo significativo en la centro - izquierda y la irrupción desfachatada de Pamela Jiles encendieron las alarmas. Paula Narváez, la ungida de Bachelet, continúa su lucha contra el margen de error, Heraldo, abanderado del PPD, apenas la supera, Ximena Rincón, la candidata de la DC, anda por ahí: quienes han gobernado Chile durante más de veinte de los últimos treinta años no tienen candidatos. Sus opciones son pocas; o se suman a la candidatura del PC apoyando a Daniel Jadue, lo que no descartan los más radicales, pero es riesgoso; o inventan algo nuevo. El fantasma que los aterra, es que contra lo que parece intuitivo pudiera ganar un candidato de la derecha: cuatro años más sin los apetecidos cargos de la administración del Estado serían ya insoportables.

Y ahí es donde surge Yasna Provoste, la senadora democratacristiana que preside la cámara alta. Con sentido de la oportunidad ha visto este panorama y puede percibir la debilidad del gobierno, que busca sostener la estantería frente a la asonada populista a la que se han sumado incluso numerosos parlamentarios oficialistas que piden también su lugar, aunque sea secundario, en el baile de máscaras.

Mínimos comunes son las palabras mágicas que escogió para su asalto al cielo Yasna Provoste. Renta básica, apoyo a las Pyme, medidas sanitarias y financiamiento vía impuestos para las medidas. Las conversaciones con el gobierno se instalan sobre estas bases. Yasna muestra así su veta de estadista y está dispuesta a imprimirle su sello a este acuerdo.

Pero hay gente que no está dispuesta a dejársela tan fácil. Su colega socialista Carlos Montes dice en La Tercera que es muy difícil que este acuerdo se dé antes de la elección. Tras sus palabras está claro que no le gusta que el acuerdo beneficie al gobierno y a Yasna Provoste. ¡Lo importante son los votos, no los beneficios! Los diputados Walker, Jackson, Boric y Camila Vallejos, por su parte, presentan un proyecto de renta universal por su cuenta. Se incluyen también en distintas iniciativas parlamentarias temas como royalty minero e impuesto a súper ricos, que no están en la agenda. El diputado González, vicepresidente de la Cámara asegura que deben incluirse en los acuerdos temas de “derechos humanos” que incluirían indultos a violentistas que actuaron desde el 19 de octubre del 2019.

Veremos si Yasna Provoste cumple su palabra de mínimos comunes y si ella y el gobierno, no ceden a la presión de la ultraizquierda, lo que demostraría que éstos son los que mandan en Chile. Puede que todo haya sido un baile de máscaras.

 

Columna de Luis Larraín, Presidente del Consejo, publicada en La Tercera.-