Escaños reservados

El Congreso Nacional ha aprobado el proyecto de ley de escaños reservados para pueblos originarios. Aun cuando la nueva modificación a la Constitución respeta el número total de miembros de la Convención por todos conocidos, la reforma distorsiona de todas formas diversos principios democráticos tales como el principio de representación, igualdad y respeto a la voluntad popular, entre otros. Si bien la formula permite que esa distorsión sea menor que la que se producía al incorporar escaños supranumerarios, no puede pasarse por alto que de todas maneras la afectación se produce, cuestión preocupante por el precedente que eventualmente sienta para la regulación futura de organismos colegiados democráticamente electos.

Cabe recordar que de acuerdo a un estudio elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, de 12 asambleas constituyentes, solo dos contaron con escaños reservados para indígenas. Es el caso de Bolivia (2009), con tres escaños, teniendo una población indígena mayor al 40% y de Venezuela (1999) con tres asientos, teniendo una población de 2,8% de indígenas. Conforme al estudio, ni Colombia, Ecuador, Sudáfrica, Uganda, Túnez, Camboya, India, Islandia o Portugal consideraron reservar escaños para pueblos originarios.

En definitiva, la iniciativa despachada por el Congreso distorsiona la voluntad popular y atenta contra la igualdad del voto, estableciendo un número de escaños desproporcionados en relación a sus electores.

 

Carta de René Tapia, Abogado del Programa Legislativo, publicada en La Tercera.-