EL PARO Y LOS PÉREZ

El paro de los camioneros iniciado el jueves es un paro distinto. Paran para poder trabajar. La Confederación Nacional del Transporte de Carga, encabezada por Sergio Pérez, pide que se cumpla la ley y sus asociados puedan recorrer los caminos llevando carga que permite a los chilenos consumir o trabajar. Distintos gremios del mundo del trabajo: agricultores, contratistas forestales y 63 gremios de la Multigremial se han sumado a la manifestación.

No es un paro contra el Gobierno, es un paro contra la violencia y un sistema político incapaz de mantener la paz en las carreteras del país. El Gobierno tiene por supuesto una responsabilidad, pues recae en el Ministerio del Interior encabezado por Víctor Pérez la tarea de resguardar el orden público. Pero como los dirigentes de los camioneros han dicho, sus demandas alcanzan al Congreso, que no ha avanzado en 13 proyectos de ley que permitirían mejorar la seguridad en los caminos. Uno de ellos, el de robo de madera, fue rechazado por la oposición el 15 de julio pasado en una decisión incomprensible, pues el robo de madera es la principal fuente de financiamiento de los terroristas que atacan a los camiones en La Araucanía y las regiones aledañas. El gobierno usará la insistencia para que continúe su tramitación. También está pendiente el proyecto que permite a las Fuerzas Armadas resguardar infraestructura crítica cuando exista peligro. En tramitación está la ley corta antiterrorista, que tiene un año y 4 meses en el Congreso. La de modernización de Carabineros y la PDI lleva un año y 8 meses en discusión, lo mismo que la del sistema de Inteligencia. Por último, un proyecto que mejora la persecución del narcotráfico ingresó hace poco ante la evidencia de que los grupos terroristas que operan en la Araucanía también utilizan el narcotráfico como fuente de financiamiento.

Los camioneros han pedido además la presencia del Poder Judicial y el Ministerio Público en la solución del problema, de los 543 camiones que se han quemado hasta la fecha no hay ningún imputado preso.

La oposición ha pedido la aplicación de la Ley de Seguridad del Estado a los dirigentes en huelga. El ministro Pérez no debe caer en la trampa, los camioneros han asegurado el tráfico por las carreteras. El gobierno debe resignificar este paro, entender que no es contra él, sino contra la violencia y dialogar y encontrar soluciones. No cabe aplicar un estándar de mayor dureza que el aplicado a terroristas, ni tratar a los que exigen la aplicación de la ley con mano más dura que a quienes usan la violencia para extraer rentas para sí. El doble estándar de la izquierda desde el estallido de octubre es vergonzante y el ministro Pérez no debe hablarles a ellos, sino a la mayoría de hombres y mujeres de trabajo del país que, en esta ocasión, están con los camioneros y contra la violencia. 

 

Columna de Luis Larraín, Presidente del Consejo de LyD, publicada en La Tercera.-