13 de abril de 2016

Comenzó el Ciclo “Inventos que cambiaron el mundo” en Auditorio LyD con charla sobre la Imprenta y la expansión de las ideas

CICLO INVENTOS 1Ayer, a las 19:30 horas se dio inicio al Ciclo “Inventos que cambiaron el mundo” en Auditorio LyD. En una charla de una hora y media, la historiadora Magdalena Merbilháa se refirió ayer al gran movimiento cultural y cambio de mentalidad que significó la invención de la imprenta en el mundo occidental.

A través de un interesante relato, lleno de hechos históricos y anécdotas, la historiadora nos dió a conocer el proceso que se generó con la invención del lenguaje -que permitió transmitir el pensamiento humano-, luego la invención de la escritura -que permitió acumular el saber- y finalmente la imprenta -que posibilitó que las ideas volarán en el tiempo y espacio, y permitieron que occidente cambie su mentalidad para siempre-.

La creación de la cultura occidental nace desde las ruinas del Imperio Romano, de quienes tomamos el modo de pensar; también de los germanos, de quienes heredamos la importancia de las instituciones; y del cristianismo, de los cuales adoptamos la visión de mundo. Esta nueva cultura que consideraba que la verdad existe -y es Dios- se empeñó en la enseñanza religiosa a través del arte y de la multiplicación de textos desde los monasterios. La intelectualidad lectora se reduce a los monasterios y desde el siglo XII en adelante se expande a las universidades.

Ya en el siglo XIV esta unidad de fe y razón se rompió desde la vía teológica y filosófica, pasando por el quiebre que significaron las idea de John Wycliff y posteriormente de Martín Lutero de predestinación, de rechazo a la jerarquía eclesiástica y de libre interpretación de las Escrituras. Ideas de éste último que se expandieron rápidamente por la imprenta. El siglo XIV es considerado por muchos historiadores, el peor siglo de la historia. Europa fue azotada por la peste negra y murió un tercio de la población. Además, la falta de mano de obra hizo subir los salarios, lo que trajo una época de auge económico y lujos que caracterizan al siguiente siglo XV.

Gutemberg y su invento se enmarca en este contexto. La falta de mano de obra era una realidad también en los monasterios, faltaban copistas. La idea de producir libros mediante la técnica de impresión era una idea ambiciosa y lenta… por lo que fue necesario el desarrollo del arte del papel para permitir la masificación de la producción de libros.

Posteriormente, cambios en las letras hicieron más fácil la producción y el invento rápidamente se propagó, y con esto, las ideas. El éxito de la reforma fue de la mano con la imprenta, no se entiende el uno sin el otro. Lutero no clava simplemente sus 95 tesis contra las indulgencias plenarias en la Catedral de Wittemberg, sino que las imprime y las circula. Escribe mucho y todos sus libros fueron impresos y circularon en las intelectualidades alemanas.

Tras la invención de la imprenta, el mundo nunca más fue el mismo, la democratización de las ideas hizo que los cambios sean cada vez más rápidos.

Los invitamos a a seguir participando de este interesante ciclo de Inventos, los siguientes martes, con “El Ferrocarril y la reducción del mundo” (19 de abril), “La fuerza del átomo” (26 de abril) y “La interconexión, del telégrafo a la web” (3 de mayo) en Auditorio LyD (Alcántara 498, Las Condes).

 

Banner960x250CharlasINVENTOS