ENCUESTA DE PERCEPCIÓN DEL DESEMPLEO LyD JUNIO 2020: 7 DE CADA 10 PERSONAS HAN VISTO AFECTADA SU RUTINA LABORAL PRODUCTO DE LA PANDEMIA POR COVID-19

  • Mientras un 72% de los encuestados ha visto afectada su rutina laboral producto del Covid-19, un 27% no ha sentido el impacto.
  • De quienes declaran haberse visto afectados, un 54% de los encuestados no ha podido desarrollar su trabajo de manera regular, un 26% vio disminuido su sueldo y un 13% perdió su trabajo.
  • Un 45% de las familias tiene al menos a uno de sus miembros buscando trabajo activamente sin poder encontrarlo (42% en marzo de 2020). Aquellos que no están buscando trabajo alcanzan un 55%.
  • Dentro de los hogares que tienen al menos un desempleado, en un 47% de los casos uno de ellos corresponde al jefe de hogar.

La rutina laboral de los chilenos se ha visto altamente afectada producto de la pandemia por Covid-19.

En efecto, según la Encuesta de Percepción del Desempleo de Libertad y Desarrollo (LyD) correspondiente a junio de 2020, un 72% de los encuestados ha sentido impacto en su rutina laboral.

En tanto, un 45% de las familias tiene al menos a uno de sus miembros buscando trabajo activamente sin poder encontrarlo (42% en marzo de 2020) y aquellos que no están buscando trabajo alcanzan un 55%.

Dentro de los hogares que tienen al menos un desempleado, en un 47% de los casos uno de ellos corresponde al jefe de hogar.

Respecto a la situación de empleo general en el país a 3 meses, sólo un 8% de los encuestados cree que mejorará, situación similar con respecto a la medición previa (5%). El porcentaje de encuestados que declara que la situación de empleo se mantendrá, alcanza un 19%. Por su parte, aquellos que perciben que la situación del empleo empeorará de aquí a 3 meses cae desde un 74% a 67%, pero siguen en niveles máximos históricos.

En tanto, a 12 meses un 23% de los encuestados cree que la situación del empleo mejorará, levemente inferior a la medición previa. Al mismo tiempo, aquellos que creen que la situación se mantendrá representan un 30%, similar al registro de marzo. Por último, un 35% cree que la situación del empleo empeorará en 12 meses.

En esta línea, el nivel de temor alto y muy alto a perder el empleo cae con respecto a la medición anterior a 64% (69% en marzo), pero manteniéndose en niveles históricamente altos, mientras el nivel de temor bajo o muy bajo a perder el empleo se encuentra en niveles similares a las dos mediciones anteriores.

Se observa un cambio de tendencia de aquellos que creen que el miembro de su familia que está desempleado encontrará trabajo en los próximos 3 meses, que pasa de 25% en la medición anterior a un 34% en esta oportunidad. En tanto, hay una disminución de 6 puntos porcentuales en los que creen que encontrarán trabajo dentro de los próximos 12 meses (del 47% de marzo a un 41% en la presente encuesta) y de 8 puntos porcentuales para aquellos que piensan encontrarán trabajo en un período mayor de 12 meses (de un 18% en marzo a un 10% en junio).

Sobre las preferencias de empleo, la de “mejor remuneración” se mantiene estable en relación a la medición anterior (33%), al tiempo que la alternativa “más seguro y estable” se incrementa levemente (49%). Por su parte, la aspiración por un mejor horario cae levemente con respecto a la medición anterior.

El 72% de los encuestados (71% en marzo) cree que el Gobierno no ha hecho lo necesario para mejorar la situación de empleo en nuestro país, mientras que un 22% considera que el Gobierno sí ha hecho lo necesario (25% en la medición anterior).

PREGUNTAS DE COYUNTURA

Para medir el impacto de la pandemia por Covid-19 se realizaron una serie de preguntas adicionales.

Al respecto, ante la pregunta de si ante la pandemia ha visto afectada su rutina laboral, un 72% respondió que sí y un 27% declaró que no.

Con más detalle, un 54% de los encuestados ha visto afectada su rutina laboral producto de que no ha podido desarrollar su trabajo de manera regular, un 26% vio disminuido su sueldo y un 13% perdió su trabajo.

De los que vieron afectada su rutina laboral, un 56% son trabajadores dependientes y un 33% son por cuenta propia. Un 11% no tiene trabajo. En tanto, para aquellos que no vieron afectada su rutina, un 74% son dependientes y un 25% son por cuenta propia.

Finalmente, de los que cotizaron en AFP, un 71% son dependientes y un 29% son por cuenta propia. En este último caso es posible indicar que una parte de estos trabajadores deben cotizar de forma obligatoria por ley. Por su parte, de los que no cotizaron, un 25% son trabajadores dependientes y 75% son cuenta propia.

METODOLOGÍA

La encuesta, de carácter trimestral, tiene un margen de error asociado de 3,6% y forma parte de una serie de sondeos de opinión pública que LyD realiza en forma periódica. En este caso, se trató de encuestas telefónicas a 783 personas mayores de 18 años correspondientes a las principales ciudades del país, las que representan al 88,94% de la población adulta. El sondeo fue levantado entre el 10 y el 17 de junio.

ENCUESTA DE DESEMPLEO LYD JUNIO 2020