INGRESO FAMILIAR DE EMERGENCIA: ANUNCIOS EN LA DIRECCIÓN CORRECTA

El gobierno anunció la entrega de un Ingreso Familiar de Emergencia, que busca entregar hasta $ 260.000 a un hogar de cuatro integrantes y con ello complementar el ingreso de los hogares que mayoritariamente dependen de ingresos informales. El objetivo es pagar este beneficio a partir del mes de mayo. Para ello el desafío del gobierno es contar con la aprobación del Congreso durante abril y actualizar la información de los potenciales beneficiarios. 

Previo a ello, el gobierno entregó el llamado Bono Covid-19 el cual se entregó a tres distintos grupos de beneficiarios:

  1. Para los beneficiarios del Subsidio Único Familiar (SUF) este bono fue de $ 50.000 por carga (del orden de 2.000.000 de personas). 
  2. Para las familias que forman parte del programa Seguridades y Oportunidades, se les entregó un bono de $ 50.000 por hogar (aprox. 100.000 hogares). 
  3. Para los hogares que forman parte del Registro Social de Hogares y que correspondan al 60% más vulnerable y que no forman parte de los dos grupos anteriores. En total los recursos transferidos en el marco de este bono se estiman en US$ 170 millones.

Ahora, esta nueva ayuda a las familias más vulnerables busca allegar recursos al 60% de los hogares vulnerables del país durante mayo, junio y julio. Para que ello sea posible se debe aprobar por parte del Congreso a más tardar a fines de abril un proyecto de ley que apruebe su pago. A diferencia del Bono Covid-19, este nuevo beneficio será entregado por hogar y el monto total dependerá del número de personas que lo integren y se reduce en un 80% y un 70% para los meses de junio y julio respectivamente. 

A los hogares con cuatro integrantes del 40% más vulnerable, durante mayo se les entregará un bono de $260.000, en junio de $ 208.000 y julio de $ 182.000.  Para los hogares entre el 60% y el 40% más vulnerable este monto se reduce a $ 173.333 (2/3 del bono que reciben los hogares más vulnerables) para mayo y de $ 138.667 y $ 121.333 para los meses de junio y julio respectivamente. 

En total el gobierno estima que este apoyo beneficiará a 1.780.000 hogares, y el costo total estará por debajo los US$ 900 millones. Se estima que los recursos para ello provendrían del recientemente creado Fondo de Protección de los Ingresos de los más Vulnerables de US$ 2.000 millones, el cual además de la transferencia de beneficios para los hogares más vulnerables tiene por objetivo en una segunda etapa apoyar la creación de empleos de emergencia. 

A diferencia del Bono Covid-19 que entregó un bono a familias que ya previo a la crisis eran elegibles para determinados programas sociales, este nuevo apoyo también llegará a los hogares que producto de los efectos del control de la pandemia sobre nuestra economía sus ingresos se han visto disminuidos de forma tal que ahora a partir de esta nueva situación también son elegibles para este subsidio. Para ello es necesario que las personas actualicen sus ingresos familiares en el Registro Social de Hogares, a partir de la nueva situación en la que se encuentran ahora. 

Según la Subdirectora de Políticas Públicas de LyD, Bettina Horst, “si bien aún no se conocen mayores detalles, los anuncios apuntan en la dirección correcta en cuanto a complementar los ingresos a los hogares más vulnerables durante los próximos tres meses en forma decreciente, en concordancia con lo que hoy se estima será la reapertura gradual de los distintos sectores de la economía”.