BETTINA HORST SOBRE RETIRO DE FONDOS DE PENSIONES: UNA MALA IDEA EN TIEMPOS DE CRISIS

Tiempos extraordinarios requieren de medidas extraordinarias. Probablemente la frase más repetida en estos días. Al amparo de ello, las malas ideas están a la orden del día.

Ahora, la más nueva de las AFP en nuestro país ha propuesto que se pueda retirar hasta el 5% de los fondos de pensiones para hacer frente a la caída en los ingresos de los hogares de los próximos meses. Llama la atención que esta propuesta precisamente provenga de la AFP que sólo cuenta con el 0,4% de los afiliados del sistema, y cuyos activos administrados corresponden al 0,01% del total de los activos de los fondos de pensione administrados por el sistema.

Como era de esperar ya se subieron al carro distintos senadores, proponiendo el retiro de hasta el 10% de los fondos ahorrados. Vamos al fondo de la discusión.

En los últimos años hemos mantenida abierta la discusión respecto de cómo mejorar, aumentar las pensiones en nuestro país. Respecto de las pocas cosas que ha habido consenso es en la necesidad de aumentar al ahorro individual para ello. Es decir, para pagar mejores pensiones se requiere aumentar los recursos disponibles para ello. Si bien hoy enfrentamos una situación país y mundial excepcional, las medidas que se tomen no pueden agravar otros problemas. Retirar fondos ahorrados para la vejez, solo se traducirá en menores pensiones futuras, lo que recuerda el viejo dicho “Pan para hoy, hambre para mañana”.

En Perú por ejemplo, país que también cuenta con un sistema de capitalización individual, el gobierno ha abierto la puerta para permitir que las personas que no han cotizado en los 6 últimos meses, puedan retirar hasta 2.000 soles (aproximadamente US$ 580) de su cuenta. Ello se suma a una reforma legal en vigencia desde el año 2016 que permite el retiro del 95,5% del total del fondo acumulado cuando se cumple la edad de jubilación fijada en 65 años.  ¿Cuál ha sido el resultado de esta reforma?

De acuerdo con una evaluación realizada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se concluye que luego de dos años de hacerse efectivo el retiro del 95,5% del fondo, el 92% de los trabajadores con fondos entre los US$ 6 y 20 mil habían retirado el total de sus recursos disponibles. Los datos muestran que el 13% de éstos habían consumido la totalidad de su fondo, mientras que apenas el 9% había realizado inversiones. Los recursos se han gastado mayoritariamente en el pago de deudas, luego en gastos en vivienda y finalmente en el tratamiento de enfermedades.

Sin duda que en la medida que se cuente con menores recursos para el pago de las futuras pensiones, estas serán más bajas. Por ello, las medidas que tomemos hoy no pueden agravar otros problemas futuros. Por ello sería un error permitir el retiro de fondos de pensiones para enfrentar esta crisis que estamos comenzando a sentir. Medidas como el pago de un bono o bien hacer uso del seguro de cesantía son medidas que apuntan en la dirección correcta: medidas puntuales y que no nos hacen retroceder en forma permanente en otros desafíos que tenemos como país, como lo es el mejorar nuestras pensiones.