PROYECTO DE LEY DE TRABAJO A DISTANCIA: ANÁLISIS LYD

El proyecto de ley de trabajo a distancia (Boletín 12008-13), que se encontraba en la Comisión de Trabajo del Senado, fue puesto hoy en tabla para su discusión en sala.

Dicho proyecto posee una serie de aspectos positivos, como entregar mayor certeza jurídica y mayores grados de formalidad, junto con permitir que se incorporen al mercado laboral sectores que tradicionalmente han estado relegados de esta realidad a través de una mayor adaptabilidad.

La iniciativa, que permite generar empleo en lugares remotos por medio del incentivo en el uso de tecnologías y significaría una mejor compatibilización entre la vida personal y laboral, es sin duda una medida que en las actuales condiciones de emergencia sanitaria colaborará a evitar la propagación del Covid-19.

Sin embargo, hay algunos aspectos que deben mejorarse para que la iniciativa cumpla los objetivos a los que se orienta.

Un aspecto relevante a revisar en el Senado dice relación con la sobre regulación que el proyecto contempla respecto de algunas materias, la que puede terminar resultando en un desincentivo para que las empresas implementen el trabajo a distancia.

La actual regulación, si bien insuficiente, permite mayores grados de libertad en los pactos a acordar entre el trabajador y el empleador respecto de las condiciones del trabajo a distancia, las que no debieran ser mermadas con la aprobación del proyecto de ley en trámite en el Congreso.

En consecuencia, deben efectuarse correcciones al proyecto tendientes a eliminar requisitos que impongan trabas innecesarias al trabajo a distancia, sobre todo considerando la necesidad del mismo ante la emergencia sanitaria actual del país, y ante otras situaciones de emergencia.

VER MINUTA COMPLETA