NUEVO CALENDARIO ELECTORAL

Ante la irrupción del COVID-19 y la imposibilidad de realizar de manera segura y fidedigna procedimientos electorales, ayer el Congreso despachó un proyecto de reforma constitucional que fija un nuevo calendario electoral, tanto para la realización del plebiscito constitucional como para las elecciones de alcaldes, concejales y gobernadores regionales. 

El proyecto dispone que el plebiscito constitucional se realizará el 25 de octubre del presente año. Un mes más tarde, el 29 de noviembre, tendrán lugar las primarias de gobernadores regionales y alcaldes. La elección de convencionales constituyentes, alcaldes, concejales y gobernadores regionales se llevará a cabo el 11 de abril de 2021, y la segunda vuelta de la elección de estos últimos tendrá lugar 4 semanas después, el 9 de mayo de 2021.

Para que este nuevo itinerario electoral fuese practicable, se decretó la extensión de los mandatos de los alcaldes y concejales que actualmente ocupan dichos cargos, quienes ejercerán sus funciones hasta el 24 de mayo de 2021, día en que asumirán aquellos que resulten electos en este proceso eleccionario. Los gobernadores regionales electos, por su parte, asumirán sus funciones el día 10 de junio de 2021. Alcaldes y concejales durarán en sus cargos hasta el 6 de diciembre de 2024, y los gobernadores regionales hasta el 6 de enero de 2025, de manera que esta reforma no altera las disposiciones generales establecidas en la Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades y la Ley Orgánica Constitucional de Gobierno y Administración Regional, que establecen que las elecciones municipales y regionales, respectivamente, han de realizarse conjuntamente, cada 4 años, el último domingo del mes de octubre. Se mantiene por tanto esa regla para futuras elecciones.

Según el abogado del Programa Legislativo, Luciano Simonetti, si bien esta modificación era imperiosa, atendido el estado de catástrofe en que actualmente se encuentra nuestro país, el proyecto de ley deja sin resolver varios temas y genera nuevos problemas que debieron haberse resuelto en esta oportunidad. 

Estos son los siguientes:

  1. La elección de gobernadores y consejeros regionales. Debido a este cambio de itinerario, la elección de gobernadores y consejeros regionales estará separada tan solo por 6 meses, de manera que, lo más razonable era que se hubiese dispuesto su elección en conjunto, retrasando la elección de gobernadores para octubre de 2021. Al no hacerlo, los gobiernos regionales se verán enfrentados ante una situación anómala, pues el gobernador asumirá su mandato acompañado de un consejo que, luego de 6 meses, será reemplazado, lo que entorpece el funcionamiento de la institución.
  2. La nueva situación de una eventual Convención Constitucional Mixta. El nuevo calendario electoral puede generar una situación problemática. Y es que, en caso de ganar las opciones “Apruebo” y “Convención Constitucional Mixta” en el plebiscito de octubre, dicho organismo funcionará más allá del período del actual hemiciclo parlamentario, pudiendo haber congresistas que, integrando la Convención, cesen a mitad de camino en su cargo parlamentario. ¿Qué ocurre con ellos? ¿Siguen en ejercicio de sus funciones como convencionales a pesar de haber cesado en su cargo en el Congreso o deben dejar su lugar y ser reemplazados por los miembros del nuevo hemiciclo? Y en caso de ser este último el caso, ¿quién y bajo qué procedimiento determina el mecanismo de reemplazo? La reforma en comento no resuelve este problema, generando un sensible vacío que perfectamente pudo haberse solucionado en esta oportunidad, reduciendo el alto nivel de incertidumbre que por sí solo ya genera este proceso constituyente.

“Solo queda esperar que el Congreso resuelva estos vacíos y problemas por medio de proyectos de ley complementarios, para reducir al mínimo posible la incerteza que genera este nuevo itinerario electoral. En este contexto, la necesidad y pertinencia del recién aprobado proyecto de ley que permite al Congreso sesionar por medios telemáticos queda en evidencia, toda vez que proyectos como los comentados podrán ser discutidos y aprobados por el Parlamento a pesar de la crisis sanitaria en la que nos encontramos”, concluye el abogado.