Estudio de LyD advierte ineficiencias en el uso de las franquicias tributarias y Sence y propone mejoras

El Sence fue creado en 1976 con la tarea de promover el desarrollo de las competencias laborales de las personas, a través de mecanismos como franquicias tributarias para el gasto en capacitación en el que incurran las empresas.

Sin embargo, no han faltado las críticas, lo que llevó al Ejecutivo a proponer en marzo una reforma al servicio, cuyo foco es franquiciar solo los gastos que efectivamente se han realizado en capacitación.

Un reciente informe de Libertad y Desarrollo (LyD) pone en perspectiva la situación y calcula, sobre la base de datos incorporados en el informe financiero de la reforma, que el 43% del gasto en capacitación 'no llegó' a cursos de capacitación el año pasado, sino que se destinó a 'otros usos', como actividades de relajación, deportivas, estudios, responsabilidad social empresarial y fondos concursables con 'baja evaluación en su impacto sobre empleabilidad'.

La cifra representa el gasto en capacitación y 'otros' como porcentaje de la inversión pública total en franquicias tributarias. El nivel de los recursos que se destinan a un ítem distinto a cursos de capacitación alcanzó su nivel más alto desde por lo menos 2008.

"Todo indica que los recursos invertidos en este servicio no están siendo utilizados eficientemente, entre otras cosas, porque no se han observado resultados satisfactorios en términos de que se capacite efectivamente en aquellas actividades que son importantes desde el punto de vista productivo, de modo de lograr que las personas accedan a mejores empleos y salarios", dice nuestro estudio.

Al interior del organismo hay distintas líneas programáticas para incentivar la capacitación de los trabajadores al interior de las empresas, siendo las principales las franquicias tributarias y los programas sociales financiados por el Fondo Nacional de Capacitación (Foncap). Las empresas que pueden acceder al incentivo fiscal deben tener una planilla anual de remuneraciones imponibles superior a $ 1,6 millones y que cuenten con cotizaciones previsionales de sus empleados pagadas.

"Sin embargo, se ha detectado que este sistema no ha resultado ser una herramienta eficaz. Es más, diversos análisis dan cuenta de que no contribuye significativamente a mejorar los ingresos laborales ni la empleabilidad de los trabajadores. También se plantea que existen dudas sobre si han generado mejoras en la productividad de las empresas que han usado la franquicia tributaria como elemento de capacitación", continúa señalando nuestro análisis.

Ver nuestro estudio completo: "Temas Públicos Nº 1393 - 1: Reforma al SENCE: Oportuna y necesaria"

 

Fuente: Diario Financiero.