17 de abril de 2018

Análisis: cotización obligatoria de independientes

De acuerdo con la normativa vigente, a partir de enero 2018 todos los trabajadores independientes están obligados a cotizar (por pensión y accidentes del trabajo y enfermedades profesionales y salud). Esta obligación es anual y la verificación del monto a pagar la realizará el Servicio de Impuestos Internos en el año calendario siguiente, durante el proceso de declaración anual de impuesto a la renta, esto es en abril de 2019.

Sin embargo, se anunció que esta obligación será revisada prontamente en el Senado, puesto que algunos senadores han propuesto modificar esta ley, de modo de  postergar nuevamente (originalmente la obligación de cotización previsional para independientes comenzaría a regir en 2015, a partir de la operación renta 2016, lo cual fue postergado para 2018 en una ley aprobada en enero de 2016).

Según explica la Economista Senior de LyD, Carolina Grünwald, el monto a pagar en cotizaciones no es inocuo, pudiendo alcanzar hasta un 19% de los ingresos.

Adicionalmente, la economista nos aporta datos acerca del comportamiento actual de los trabajadores independientes en el pago de sus cotizaciones de pensiones.

De acuerdo a información de la Superintendencia de Pensiones, se tiene que durante los últimos 4 años, en promedio, cotizan alrededor de 5.100.000 personas. De ellas sólo un promedio de 137.000 trabajadores cotizan de manera independiente, en forma voluntaria. Es decir, aproximadamente el 97% de las cotizaciones para pensiones se realizan por parte de los trabajadores dependientes, que tiene obligación de cotizar.

Si además comparamos estas cifras con las que entrega la Encuesta de Empleo del INE, se tiene que en promedio durante el 2017, de los aproximadamente 8.200.000 ocupados, sólo cotizaron 144.000 independientes.

Mucho se ha discutido los últimos años sobre la importancia de mejorar las pensiones de las personas, las que se han visto afectadas por múltiples factores, entre los cuales destacan las lagunas previsionales, la longevidad, y el bajo monto por el cual se cotiza.

“Si bien es discutible la introducción de la obligación a cotizar de los independientes, donde la aplicación gradual de esta obligación pareciera ser una buena alternativa, lo cierto es que no se puede pretender mejorar las pensiones si no se aumentan las cotizaciones” enfatiza Carolina Grünwald.

Además, la economista agrega que postergar nuevamente la entrada en vigencia de esta obligación (tal como está, es decir, que entre a regir en un 100%) “le quita credibilidad a la misma y puede significar que vuelva a postergarse en el futuro, una y otra vez”.