ROSANNA COSTA: “LAS SOLUCIONES PUEDEN SER INCORRECTAS Y NOS PUEDEN LLEVAR A RETROCESOS”

La preocupación de Rosanna Costa, subdirectora de Libertad y Desarrollo, pasa por la incertidumbre que atraviesa, a su juicio, Chile tras el primer año del Gobierno.

La ex directora de Presupuestos de la administración de Sebastián Piñera apunta a las falencias en distintas área clave del Ejecutivo.

El título de este informe es “Diagnóstico equivocado y herramientas incorrectas”, ¿a juicio de qué elementos se considera ello?

Uno encuentra propuestas donde hay, sin duda, áreas de perfeccionamiento, pero cuando analizas las propuestas más en concreto te das cuenta que parten muchas veces del diagnóstico equivocado. Por lo tanto, el instrumento a partir del cual quieres lograr el propósito que surge de una idea general termina siendo incorrecta. Hay una concepción nacional de que queremos mejorar la educación e incluso se postuló la gratuidad, sin mucho conocimiento de lo que hay detrás y de lo que significa, y uno dice cómo están definiendo eso, y lo están definiendo a través de tres parámetros donde no hay elementos técnicos que demuestren que esos temas son duros y que traen consecuencias en términos de calidad de educación. Estamos con un diagnóstico equivocado en la bajada de los temas que se quieren resolver, y las soluciones pueden ser incorrectas y nos pueden llevar a retrocesos incluso.

¿Este “diagnóstico equivocado” cree que pasa exclusivamente por la Presidenta o involucra asesores y ministros?

El estudio no se pronuncia sobre quién es responsable. Además, no tenemos suficiente información respecto a quién es el responsable en cada caso. Si la Presidenta tiene ministros estos también contribuyen con información para estructurar el diagnóstico, no es un estudio que pretenda personalizarlo ni en uno ni en otro. Ahora, si me preguntas en lo personal, hay un conjunto de personas que están tomando las decisiones y la Presidenta sabe a quién escucha, cómo pondera, y es la persona que fue elegida, la responsable de tomar decisiones para modificar tendencias o no en cualquier momento.

Un tema de tensión el 2014 fue la Reforma Tributaria, ¿a su juicio ya mirando al hacia 2015 se seguirá generando incertidumbre o ya están despejadas todas las dudas?

En la Reforma Tributaria este argumento de la incertidumbre en mi opinión ha sido mal llevado. El costo de la Reforma Tributaria son dos: la incertidumbre y la Reforma Tributaria en sí. Despejadas todas las incertidumbres este país va a tener un costo en términos de crecimiento porque el sistema tributario resultante es menos eficiente que el anterior y además en la transición hay que generar una reasignación de los recursos con que se está produciendo en el país y eso también tiene costos.

En el estudio LyD vincula la situación económica actual al ambiente de reformas y refundación, ¿cómo se explica eso teniendo en cuenta que el Gobierno ha acusado una campaña del terror?

Lo primero que quiero decir es que yo respeto mucho a la Presidenta, pero creo que en esto está equivocada por lo siguiente, y es importante, porque si yo parto de ese diagnóstico equivocado de ‘aquí me están haciendo la vida imposible’, puede seguirse por un camino alimentándose un diagnóstico que es incorrecto en mi opinión.

¿Por qué?

Los empresarios y quienes tienen recursos son por naturaleza optimistas, y no les gusta renunciar a oportunidades de generar nuevos proyectos, pero cuando tú tienes que apostar con riesgo inherente al negocio, sumándole otros riesgos que están multiplicados en diversos y muy amplias áreas de la economía, es natural que eso se frene.

¿Considera que las reformas también están afectando la inversión?

Cuando digo en diversas áreas de la economía, bueno, digo la Reforma Tributaria es amplia, la reforma laboral es amplia, pero también tienes ciertos elementos de incertidumbre. En sectores particulares también tenemos incertidumbre. Yo no creo que en el sector educacional se esté invirtiendo mucho hoy día, no creo que en el sector salud no haya un ritmo al menos de duda y espera hoy día, y así cuando son tantas las áreas con elementos institucionales tan duros los que están en discusión, hay un compás de espera, de parálisis o una mirada de oportunidades en otros países.

¿De cara a la reforma laboral existe algún grado de inquietud o temor que su tramitación pueda ser similar a la Reforma Tributaria, sin mayor diálogo?

En la reforma laboral también hay elementos de incertidumbre y de costos y beneficios que hay que cuantificar por separado. Nuestro mercado laboral obviamente tiene espacios de mejora. Si el proyecto entra al Congreso con un conglomerado (Nueva Mayoría) ordenado y con disposición a hablar y escuchar puede ser un proceso menos doloroso.

FUENTE: PULSO.