JUAN ANDRÉS FONTAINE PARTICIPÓ EN SEMINARIO DE PULSO «DESAFÍOS DE LA ECONOMÍA CHILENA»

Con el objetivo de analizar los desafíos de la economía chilena en 2015, el diario Pulso organizó un seminario en Casapiedra, en el marco de la celebración de su tercer aniversario.

Primero, el ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, hizo una extensa presentación. Reconoció que la situación económica interna ahora cobra cierta relevancia y llamó a generar un mejor clima político.

Luego, el Consejero de LyD, Juan Andrés Fontaine, afirmó que antes Chile crecía 1,5 puntos por sobre el mundo, y hoy lo está haciendo 1,5 puntos por abajo. El ex ministro de Economía aseguró que lo que provocó la caída de las expectativas de consumidores y empresarios es el temor por el escenario externo, y por sobre todo un derrumbe de la confianza de la economía chilena. "Hay que enfrentar esta incertidumbre sistémica, directamente relacionada con las reformas del Gobierno de la Presidenta Bachelet", añadió.

Fontaine precisó que el desafío consiste en superar el abatimiento que tenemos como país. "En la medida que el escenario se ponga más desfavorable, las políticas deben abordar y resolver estos problemas".

Para él, la política de reactivación debe trabajar sobre la inversión, ya que se ha perdido la percepción de que la inversión rentable del sector privado genera beneficios para toda la sociedad. "Estamos sacrificando 2 puntos del PIB por año por el retraso en las inversiones", aseguró, y agregó que de acuerdo a Sofofa, hay US$ 73 mil millones en inversiones paralizadas.

Fontaine también señaló que ya no hay espacio para más expansión fiscal. "La política fiscal prevista para el próximo año es altamente expansiva y está llevando el déficit a cerca de 3% del PIB".

Para el Consejero de LyD, la percepción general es que la retroexcavadora sigue su labor de demolición. "En materia laboral no podemos repetir el negativo impacto que tuvo el ingreso del proyecto de reforma tributaria", puntualizó. Para el economista, "lo único que puede hacer que 2015 sea un año de reactivaciones es que este Gobierno esté dispuesto a realizar un shock en inversión, que sea más bien un electroshock".

Después, fue el turno del profesor del Instituto de Economía UC, Francisco Rosende, quien señaló que el Gobierno ha buscado implementar reformas profundas y poco elaboradas en muy poco tiempo. "Esto ha sido un shock brutal y los efectos de las reformas no serán de corto plazo", agregó.

Para Rosende, los estímulos monetario-fiscales no llevarán a recuperar el dinamismo de la economía, porque para esto se requiere un cambio de discurso. "Las expectativas para 2015 dependen en buena medida de la eventualidad y sentido de ajustes en agenda y gabinete", afirmó.

Finalmente, Roberto Zahler, presidente de Zahler & Co., señaló que las reformas estructurales del Gobierno son necesarias, pero hay déficit en cómo explicarlas bien. También pronosticó que la tasa de desempleo en 2015 llegará a 7,6% y que la inflación en 2015 será de 2,6% a doce meses.