JOSÉ FRANCISCO GARCÍA: «SE REQUIERE RESPETAR LAS REGLAS QUE TIENE LA CONSTITUCIÓN VIGENTE PARA REFORMARLA»

Reproducimos la entrevista a José Francisco García en Pulso.

Desde su posición como coordinador de políticas públicas de Libertad y Desarrollo, José Francisco García, plantea su apertura a una reforma constitucional. Eso sí, para él una valla infranqueable es que la misma Carta Magna determina la forma en la que debe ser cambiada.

La nueva Constitución puede ser la discusión política de 2015, ¿cómo van a influir desde la oposición?

-Varios constitucionalistas liberales y conservadores estamos trabajando en torno a lo que hemos denominado el “grupo de los 25”. Ya somos más de 30 profesores -se ha ampliado el grupo- de diez facultades de derecho de distintos lugares del país. Lo que planteamos es la evolución constitucional, de hecho lanzaremos un libro a fin de mes con artículos de esta materia.

¿Por dónde van las conclusiones?

-Existe una serie de reformas constitucionales que hay que realizar, pero se requiere respetar las reglas que tiene la Constitución vigente para reformarla.

Suena contradictorio...

-Cualquier tipo de atajo o resquicio que se plantee para saltarse las reglas de la Constitución no sólo será una infracción al Estado de derecho, sino que tendrá como consecuencia negativa que en el futuro no existirá lealtad respecto a los resultados de este debate, sea que se produzca una nueva Constitución o sólo se reforme. Si la mayoría política se utiliza en el Congreso para unilateralmente romper las reglas del juego que han regido los acuerdos y la práctica constitucional post dictadura y el retorno a la democracia, será un flaco favor al proceso.

¿Cuánto del trabajo que ustedes están haciendo tiene de reaccionario frente al aviso del Gobierno, que asegura tendrá una nueva Constitución?

-Al revés, hemos hecho planteamientos muy intensos. De hecho, los hemos hecho también en el plano de las campañas políticas. A mí me tocó hacer la propuesta de reforma constitucional de Andrés Allamand, tan temprano como junio del año pasado, y después nos tocó trabajar en la propuesta constitucional de la candidatura de Evelyn Matthei. Y los cambios que proponemos son importantes, no radicales, porque obviamente mucho más radical es una nueva Constitución. Pero nuestras reformas no son reaccionarias o menores.

¿Cuáles son sus propuestas?

-Tenemos propuestas en materia de régimen político, en el sistema electoral, ante las potestades del Tribunal Constitucional, en descentralización. Yo diría que hay bastante consenso con que hay que hacer reformas importantes a la Constitución, para actualizarla respecto a lo mejor del derecho comparado y recogiendo lo mejor de nuestra experiencia de lo que se ha llamado la tradición constitucional chilena.

Entonces, ¿cuáles son sus reparos?

-Hemos sido bastante proactivos, estamos haciendo este libro con muchas propuestas de reformas. Lo que pasa es que eso es diferente a la discusión de si lo que se necesita hoy como entrada de este proceso es una nueva Constitución o si esta es un resultado después de una larga discusión. Por ejemplo,  hemos propuesto que haya un plebiscito final respecto a lo que haga el Congreso.

¿Podría haber acuerdo?

-No me cierro a que en el futuro de este debate, con los cambios sustantivos que se generen, y existiendo un acuerdo, llamemos a ese proceso de reforma constitucional una nueva Constitución. No veo ningún constitucionalista de centro derecha defendiendo per se el que sea la Constitución del ‘80, o defender la firma de Pinochet. Lo que he visto es la defensa de aquellas instituciones que han evolucionado y permiten mantener una democracia de mayorías sujeta a reglas. Pero eso es la defensa de las instituciones y la tradición constitucional chilena. Nadie está amarrándose a la Constitución de Pinochet.