Destino del gasto en el Presupuesto 2015

El incremento de la inversión alcanza a 30,5%, equivalente a 857 mil millones de pesos, destacando los incrementos en Interior (regiones), educación (jardines infantiles), Obras Públicas, Salud (hospitales no concesionados) y Transportes.

Un segundo componente es el gasto en adquirir activos no financieros, tales como vehículos y gastos en computación. Este subtítulo aumenta en un monto importante y cercano a los MMUS$ 60 encabezado por Hacienda, donde se entiende se implementarán sistemas computacionales en Aduana, Tesorería y el Servicio de Impuestos Internos.

El proyecto de ley de Presupuestos 2015 presenta un incremento real respecto de la ley aprobada en 2014 igual a 9,9% real. Para estos efectos se ha considerado para 2014 un tipo de cambio igual a 565 $/US$, mientras que para 2015 se usó uno de 585 $/US$. Para la inflación se consideró un promedio igual a 3%

Al comparar el gasto por subtítulo, para cada ministerio, se debe precisar que en la base no está la ley de reajuste del sector público, la cual se aprueba con posterioridad a la entrada del proyecto de ley presupuestario. Por tanto, el respectivo reajuste, en su componente real (en exceso a la inflación) ha quedado registrado en el subtítulo de donaciones del Tesoro Público. Esto afecta particularmente al gasto en personal, pero no exclusivamente. En efecto, el reajuste afectará a las subvenciones y otros gastos vinculados a la misma ley posterior. Con todo, la comparación sigue siendo relevante, en tanto para 2015 se realiza el mismo tratamiento contable. Así, si la ley de reajuste es mayor o menor en 2015 que en 2014, entonces las variaciones debieran corregirse posteriormente al alza o viceversa.

Para efectos de análisis a su vez, se ha separado a la Corfo, del resto del Ministerio de Economía, y se presenta por separado el sector previsión del resto del Ministerio del Trabajo.

Así, por subtítulo el mayor gasto es el siguiente:

Estos incrementos se distribuyen en diferentes Ministerios o Partidas para cada uno de estos subtítulos, conforme a la siguiente tabla.

Complementariamente, la Tabla 3 presenta los mismos incrementos, pero ahora en montos, expresados en miles de millones de $ del año 2015.

Llama la atención el incremento en gasto de personal y de funcionamiento de las diferentes partidas, reflejando un incremento mayor en la gestión que en las prestaciones que realiza el gobierno, reflejadas en el gasto corriente. En términos porcentuales destacan especialmente Ministerios en proceso de maduración, como Deportes y Medio Ambiente, lo que igualmente debe analizarse con cautela. Sin embargo, es más llamativo el incremento de los Ministerios políticos como Secretaría General de Gobierno y de la Presidencia. Con todo, el incremento en gasto en personal y de consumo va más allá de un tema puntual, pasando a ser masivo. Tanto así, que en términos porcentuales los incrementos de Junji por ejemplo no alcanzan a destacar dentro de la tendencia global, así como tampoco el Ministerio de Hacienda, pese a su abultada tasa es significativamente mayor a otras carteras, pese al impulso de la Reforma Tributaria que entrega recursos considerables al servicio de Impuestos Internos, Aduanas y tesorería.

Si nos enfocamos en montos incrementales, el Ministerio del Interior aparece con una escalada que debiera justificarse plenamente, e idealmente convenirse un sistema consursable transparente, dada especialmente la naturaleza política de dicha cartera.

El gobierno debe cautelar los espacios de captura política, especialmente con cambios de gobierno, y para ello es preciso un debate más profundo y de detalle del hasta ahora realizado, de cara a la ciudadanía.

En materia de transferencias corrientes hay un incremento de 826 miles de millones de $, que se destinan a Relaciones Exteriores, Corfo, Educación, Justicia, Servicios del trabajo, Salud, Secretaría General de la Presidencia y al Ministerio de Energía.

En materia de Inversiones la situación es la siguiente:

El incremento de la inversión alcanza a 30,5%, equivalente a 857 mil millones de $, destacando los incrementos en Interior (regiones), Educación (jardines infantiles), Obras Públicas, Salud (hospitales no concesionados y consultorios) y Transportes. Un segundo componente es el gasto en adquirir activos no financieros, tales como vehículos y gastos en computación. Este subtítulo aumenta en un monto importante, cercano a los MMUS$ 60 encabezado por Hacienda, donde se entiende se implementarán sistemas computacionales en Aduana, tesorería y el Servicio de Impuestos Internos.

En las transferencias de capital (cuyo incremento neto es de $ 615 mil millones) sobresalen los incrementos nuevamente en Interior, Educación (establecimientos educacionales), Obras Públicas (metro), Vivienda (subsidios habitacionales)  y Transporte.

ENERGÍA

TRANSFERENCIAS CORRIENTES (57,2% real): Fuerte aumento de recursos para subsidiar consumo de gas en Magallanes (crece 69%), que totalizan $54.112 millones (US$ 92,5 millones).

BIENES Y SERVICIOS DE CONSUMO (+59,4% real): el incremento se explica principalmente por un fuerte aumento de este subtítulo tanto en Subsecretaría de Energía (+172% real), como en Plan de Acción de Eficiencia Energética (245% real), lo que no aparece justificado en el presupuesto.

MEDIOAMBIENTE

BIENES Y SERVICIOS DE CONSUMO (27,1% real): aumento sustancial (+$2.612 millones), particularmente asociado a los mayores recursos destinados a la elaboración de Planes de Descontaminación Ambiental ($1.489 millones) y Planes de Recuperación Ambiental ($812 millones).