LAS MOLESTAS INSTITUCIONES

A CONTINUACIÓN, REPRODUCIMOS LA CARTA AL DIRECTOR DE CECILIA CIFUENTES, ECONOMISTA SENIOR DE LYD, PUBLICADA EN EL MERCURIO.

En un entorno en que supuestamente las autoridades buscan mejorar las expectativas del sector privado, lo que ha ocurrido con el presidente del Comité Financiero, Arturo Cifuentes, constituye una señal nefasta. Esta autoridad había sido elegida por el gobierno anterior, debido a sus excelentes antecedentes técnicos, sin consideración alguna de sus inclinaciones políticas.

Hace algunos meses el señor Cifuentes había manifestado, en plena concordancia con su cargo, que no le parecía una  buena política utilizar recursos de los fondos soberanos para la capitalización de CODELCO, debido a que el objetivo de esos recursos es otro. Esta opinión no fue del agrado del Ministro de Hacienda, que intentó primero que renunciara y, al no lograrlo, lo removió del cargo, decisión que fue objetada por un dictamen de Contraloría.

Entonces se optó por modificar la institucionalidad a través de un decreto que establece “… cualquier integrante del Comité cesará en el cargo por disposición del Ministro de Hacienda manifestada mediante resolución”. Esto no sólo significa que el Comité pierde toda su relevancia al quedar sometido a las decisiones de Hacienda, sino que además constituye un daño evidente a la confianza en las instituciones.

Es lamentable que estemos pasando de una situación en que “las instituciones funcionan” a una en que “si no logro evitar la normativa, entonces la cambio”. Llama la atención también el hecho  de que el decreto haya sido firmado por el Ministro Peñailillo el mismo día en que criticaba a un ex presidente por “destruir las instituciones”. Pareciera ser que el gobierno desconoce que la estabilidad en las reglas del juego es sin duda una condición fundamental para el crecimiento económico, y que este tipo de hechos constituyen golpes muy negativos a las expectativas.