CRÍTICA SITUACIÓN DE LOS DD.HH. EN VENEZUELA: UN LLAMADO A LA COMUNIDAD INTERNACIONAL

Durante el presente año hemos sido testigos de la mayor cantidad de violaciones a los derechos humanos tras las protestas estudiantiles en Venezuela, sin embargo, el tema ha desaparecido de las primeras planas de los medios internacionales.

A pesar de que este país forma parte desde 2002 de la lista negra por las graves violaciones a los DD.HH., de acuerdo al informe anual de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), analistas coinciden que éste ha sido el peor año.

La investigadora del Programa Sociedad y Política de LyD, Claudia Hernández, señala que las protestas empezaron como una manifestación estudiantil contra la inseguridad, pero ahora se sumó la molestia por la inflación, escasez y constantes cortes de luz. Ello ha desencadenado en una serie de movilizaciones mayores a las que se han añadido varios grupos políticos y otros sectores de la sociedad, con resultados violentos.

Las denuncias realizadas por distintas organizaciones internacionales han sido recogidas por el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, concluyendo que al menos 3.306 personas fueron detenidas entre febrero y junio, la mayoría por periodos breves. Por su parte, el Ministerio Público en su último informe de junio, ha confirmado que cerca de 200 personas siguen detenidas, y se han registrado 873 heridos y 42 fallecidos en el marco de las manifestaciones antigubernamentales que comenzaron en febrero.

"Las prácticas poco democráticas para el control del orden público, respaldándose el uso desproporcionado y excesivo de las fuerzas de orden, los allanamientos sin órdenes judiciales y los 51 ataques a universidades, han sido la tónica para el 'control' de las protestas", afirma Hernández. Un promedio de 35 protestas por día se observaron en Venezuela durante el primer semestre de 2014, de acuerdo con un informe difundido por la organización no gubernamental Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) que contabilizó 6.369 manifestaciones solo en lo que va del año.

En este sentido, también los partidos políticos de la región, reunidos en la Unión de Partidos Latinoamericanos (UPLA), han denunciado que la política del régimen que gobierna a Venezuela de negación a los derechos humanos no se ha limitado al ejercicio de la fuerza desmedida contra manifestaciones pacíficas, sino que también ha implementado mecanismos de criminalización contra dirigentes de la oposición democrática.

Así, declaran: "El líder político Leopoldo López y los alcaldes destituidos arbitrariamente Daniel Ceballos y Enzo Scarano, están recluidos en cárceles militares sometidos a los peores vejámenes; la diputada María Corina Machado ha sido despojada ilegítimamente de su condición de parlamentaria y se le ha prohibido salir del país y otros cientos de venezolanos están amenazados con juicios acomodados, en un país donde no hay independencia del poder judicial".

Para Hernández: "De ahí la importancia de denunciar el arbitrario proceder del régimen venezolano y solicitar a los organismos de derechos humanos una reacción más enérgica, toda vez que las prácticas represivas del chavismo, las detenciones arbitrarias y persecución de líderes políticos y sociales o a dirigentes de partidos de oposición se han radicalizado, utilizando el viejo argumento de la preparación de un nuevo plan de magnicidio, que es el número 17 que denuncian las autoridades".