CONCESIÓN DE HOSPITALES: VENTAJAS DE LA ASOCIACIÓN PÚBLICO – PRIVADA

Durante las últimas semanas, los trabajadores del Hospital del Salvador han estado en paro, protestando contra una licitación adjudicada para ampliar la infraestructura del recinto. Recientemente, se sumaron a las protestas la Federación Nacional de Trabajadores de la Salud (Fenats), dirigentes sociales, e incluso algunos parlamentarios de la Nueva Mayoría. En un principio, la Ministra de Salud confirmó que, en el caso del Hospital Salvador, así como otras concesiones que ya estaban adjudicadas, se iban a mantener los compromisos del Estado (“…daría para pensar que somos un Estado que no respeta los contratos”, afirmó la Ministra). Sin embargo, resulta preocupante que al día siguiente se haya anunciado una evaluación por parte del Gobierno de la conveniencia de cumplir los contratos suscritos con las concesionarias.

En un contexto más amplio, ya era una señal preocupante que el gobierno anunciara renunciar al modelo de concesiones para futuros aumentos de infraestructura hospitalaria, a pesar de las ventajas que han demostrado las asociaciones público-privadas, para contribuyentes y beneficiados, tanto en Chile como en el mundo. Especialmente cuando se propone una ambiciosa cartera de inversiones en infraestructura hospitalaria, que es cuando las asociaciones público-privadas presentan una especial ventaja, tanto por el riesgo en el financiamiento y la implementación, como por la capacidad de gestión.

Tomando como referencia el promedio de camas disponibles por habitantes en los países de la OCDE, la Cámara Chilena de la Construccióni estima que Chile debería aumentar en 45.674 su número de camas, de las actuales 39.599. Este incremento requeriría una inversión de US$ 13.700 millones. Aunque se pueda discutir el parámetro de referencia que se usa para definir las inversiones requeridas, es evidente que hay un desafío pendiente.

El principal argumento que han usado las actuales autoridades para descartar las asociaciones público-privadas en la construcción de hospitales es que esta sería más cara que hacerlo en forma sectorial (directamente por el Estado o vía tradicional). En la presentación del 3 de julio de 2014 de la Ministra de Salud en el Senado, se mostraron algunas estimaciones de costos de hospitales concesionados y se comparan con costos de hospitales sectoriales o construidos por la vía tradicional. Sin embargo, en esta comparación, los costos de hospitales sectoriales no incluían: desarrollo de ingeniería definitiva, costo de la asesoría de la inspección fiscal, pago por implementación de gestión del cambio, aislación sísmica y climatización de todas las instalaciones (excluidos estacionamientos). Estos costos sí se encontraban incorporados en los costos de los hospitales licitados, por lo que la comparación no era válida.

VER TEMAS PÚBLICOS 1169