CREACIÓN DE EMPLEO ASALARIADO CADA VEZ MENOS DINÁMICO

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) dio a conocer la cifra de desempleo correspondiente al trimestre móvil febrero-abril 2014, la cual disminuyó considerablemente alcanzando un 6,1%.

Francisco Klapp, investigador del Programa Económico de LyD, explica que este positivo resultado para el desempleo debe ser mirado con perspectiva, pues si bien en 12 meses la ocupación sigue creciendo a relativamente satisfactorias tasas, la fuerza de trabajo -aquellos buscando empleo- crece a una tasa relativamente más moderada que en los meses anteriores (aunque aún dinámica).

Al comparar con el mes anterior el análisis es similar pero probablemente demasiado influido por la estacionalidad característica de los meses de verano, pues la fuerza de trabajo no crece mientras que la ocupación sí lo hace, lo que naturalmente se traduce en una rebaja del desempleo respecto a la última medición.

Una señal de alerta es que gran parte del aumento de la ocupación se explica por empleos por cuenta propia (8,8% de crecimiento en 12 meses), los cuales en general pero no necesariamente, se asocian a una menor calidad que aquellos asalariados (0,8% en 12meses, y -0,3% respecto al trimestre anterior).

Por otra parte, lo que sí resulta muy destacable es el sostenido dinamismo para tanto la ocupación como la fuerza de trabajo femenina. Anotándose buenos registros –aunque aún bajos al comparar con Latinoamérica y el mundo-  para la tasa de participación femenina (fuerza de trabajo/población de 15 años o más)  y la tasa de ocupación (ocupadas/población de 15 años o más) de 48,5% y 45,4%, respectivamente.

Respecto del trimestre móvil anterior, la Fuerza de Trabajo no experimentó crecimiento alguno mientras que la Ocupación avanzó un 0,3%,  lo que aparece especialmente influido por el pobre desempeño de la agricultura acorde con el fin de los meses de verano.

En doce meses, el resultado estuvo influido por un crecimiento de  la ocupación, de  un 2,2%, por encima del crecimiento de la fuerza de trabajo de 1,9%, lo que  explica la caída de 0,3 puntos porcentuales en la tasa de desempleo versus igual trimestre del 2013.

Es así como en doce meses se crearon 168.540 empleos, mostrando un dinamismo similar al mes anterior, en línea con la segunda mitad del 2013.

En términos de calidad de empleo, los resultados son algo bastante más pobres que lo visto en los últimos años. Con respecto al mes anterior se destruyeron 18.240 empleos asalariados, lo que  representa un retroceso de  0,3%. En doce meses la creación de empleos asalariados alcanzó apenas los 41.290 puestos, lo que representa un moderado crecimiento de 0,8%.   En cuanto a los indicadores de empleo asalariado, 86,4% declaró contar con contrato escrito, igual cifra que el mismo trimestre del año anterior, mientras que los asalariados con contrato indefinido alcanzan el 70,0%, 1,0 puntos por encima de lo obtenido el mismo mes del año anterior.

La mantención de tasas de desempleo, desde fines del año 2012, por debajo del 6,5% -sumado a esta  la última cifra del INE y de la Universidad de Chile, de 6,3%-  sugiere que la economía aun se encontraría en torno al pleno empleo, aunque con niveles de  participación demasiado bajos, especialmente en mujeres. Las primeras señas de un mercado laboral menos dinámico producto del menor crecimiento que se ha apreciado durante los últimos meses, empieza a manifestarse con mayor fuerza, y pueden apreciarse en cuanto a la creación de puestos de trabajo asalariados y  la tasa de crecimiento real de las remuneraciones, las cuales muestran menor dinamismo.