REFORMA TRIBUTARIA Y PYMES: 8 PUNTOS DE ALERTA

1)    DEFINICIÓN DE PYME: Las opiniones sobre el efecto de la reforma tributaria en la PYME han sido fuertemente discrepantes, desde el planteamiento oficial de que no se ven en absoluto perjudicadas, hasta que esto puede significar su quiebra. Esta discrepancia surge de dos aspectos; el primero es la definición de PYME que se usa y el segundo es que el análisis práctico del efecto es bastante casuístico, y efectivamente las situaciones que se pueden dar son muy diversas.

2)    PARA EMPRESAS QUE REINVIERTEN EL 100% EN EL CRECIMIENTO DE SU EMPRESA, EL TERMINO DEL FUT PUEDE SER LETAL: Existen empresas de ventas reducidas con pocos trabajadores pero con importantes márgenes de beneficios para los socios, que en sus primeros años de operación reinvierten el 100% en el crecimiento y sus socios viven del sueldo patronal. Este tipo de emprendimientos, normalmente asociados a servicios más sofisticados, se ve fuertemente afectado por la reforma, al nivel que su viabilidad entra en serio riesgo. Puede que en número no sean muy importantes, pero precisamente son las empresas a las que se debería favorecer en la estrategia de priorizar la investigación y el desarrollo. Para estas empresas la eliminación del FUT puede ser letal (empresas de TI son el mejor ejemplo, o empresas de productos de nicho). Este tipo de empresa logra con el sistema actual pagar una tasa de 20% y generar crecimiento y desarrollo en la economía.

3)    EMPRESAS PEQUEÑAS Y CONTABILIDAD COMPLETA: Para empresas pequeñas, cuyos socios tienen utilidades por socio inferiores a $2.000.000 millones mensuales, efectivamente el efecto de la reforma no es muy significativo, pero sólo en el caso que estén operando actualmente bajo un régimen de contabilidad completa.

4)    PYMES Y 14 BIS O 14 QUATER: Si la pyme está utilizando actualmente el régimen 14 bis o 14 quater (cerca de 140.000 empresas) el reemplazo por el 14 ter las perjudica, ya que es un sistema más complejo, que obliga a pagar PPM, lo que les afecta el capital de trabajo. De acuerdo a los datos del SII, cerca de un 85% del total de empresas podría acogerse al régimen de 14 ter incluido en la propuesta del gobierno, considerando su nivel de ventas. Sin embargo, de éstas un 20% se ve perjudicada por la reforma ya que actualmente utiliza un régimen más favorable para ella, especialmente en términos de sus costos administrativos.

5)    LA DEPRECIACIÓN INSTANTÁNEA O ACELERADA ES POCO EFECTIVO PARA EMPRESAS DE MENOR TAMAÑO: Uno de los paliativos que se da a las empresas en términos de depreciación instantánea o acelerada dependiendo del tamaño es en la práctica muy poco efectivo para las empresas de menos tamaño ya que invierten poco en activo fijo susceptible de depreciar. El tipo de inversiones que realizan (mobiliario y equipos) siempre se ha reconocido como gasto.

6)    PARA EMPRESAS DE MENOR TAMAÑO FUERA DEL 14 TER LA ELIMINACIÓN DEL FUT ES COMPLEJA: Para las empresas de tamaño medio de acuerdo a la clasificación del SII (ventas entre US$ 3 millones y US$ 10 millones, con un promedio de 15 trabajadores dependientes), que quedan fuera del regímenes 14 ter, la eliminación del FUT es compleja, porque no tienen acceso a financiamiento bancario fácilmente. Estas empresas se ven además afectadas por el aumento del impuesto de timbres, con lo que su capacidad de crecimiento se ve seriamente dañada.

7)    REFORMA AFECTA A 60% DE LOS TRABAJADORES: Por otra parte, es efectivo que el número de empresas que se ve muy perjudicado por la reforma no es mayoritario, sin embargo, es muy importante considerar que de acuerdo a las cifras del SII en 2013, las empresas afectadas emplean al 60% de los trabajadores, y sus ventas corresponden al 90% de las ventas realizadas en el país, lo que da cuenta de que la reforma sí afecta a la gran mayoría de trabajadores y consumidores.

8)    LO QUE DAÑA A LAS EMPRESAS GRANDES TAMBIÉN AFECTA A LAS DE MENOR TAMAÑO: Es muy poco realista el análisis que se está haciendo de separar a las empresas grandes y pequeñas como si las primeras sólo vendieran sus productos a sectores de altos ingresos y contrataran sólo trabajadores también de altos ingresos, es decir, se insertaran en una especie de “limbo de la riqueza”, y viceversa para las empresas pequeñas. Ambos mundos están totalmente interrelacionados, y lo que afecta a uno, termina dañando al otro también.