3 de abril de 2014

JUAN ANDRÉS FONTAINE: “LO QUE LA REFORMA TRIBUTARIA EN REALIDAD HACE ES SUBIR EL IMPUESTO A LAS EMPRESAS A 35%”

REPRODUCIMOS LA ENTREVISTA A NUESTRO CONSEJERO, JUAN ANDRÉS FONTAINE, EN LA SEGUNDA.

“La principal preocupación que me despierta la reforma tributaria es su efecto en el empleo”, resume el economista, Juan Andrés Fontaine.

Y es que a juicio del consejero de LyD y ex ministro de Economía del gobierno de Piñera, “una reforma que debilita la capacidad económica de las empresas -pequeñas, medianas y grandes- corre el riesgo de amenazar ese buen desempeño económico y social del país y, con ello, un crecimiento sostenido que ha mostrado el empleo en los últimos cuatro años”.

El experto, que participa en la coordinación de los think tank de la Alianza para enfrentar los cambios tributarios que impulsa el gobierno, afirma que el test de esta reforma se verá el 2018, con un desempleo superior al 6% y un aumento inferior de la ocupación.

-¿Cuánto tiene este argumento de concreto y cuánto de eslogan? Porque desde los ’90 ha habido varias reformas tributarias sin mayores efectos en empleo y la inversión

-Ese es como el cuento de los elefantes: “Y como veía que resistía fueron a buscar un camarada…”. Claro, efectivamente, los impuestos a las empresas en Chile fueron bajados incluso a cero en 1989. Entonces, desde ese punto que era muy bajo había espacio para ir subiendo paulatinamente los impuestos sin que se produjera un grave daño. Pero, ya con la última reforma llegamos a impuestos a las empresas equivalentes al 20%, lo que nos sitúa por arriba de las economías que han sido exitosas en los últimos años. En Singapur, por ejemplo, la economía que ha pegado el brinco más impresionante desde ingresos medios a ponerse a la cabeza de los ingresos per cápita en el mundo, la tasa a las empresas es 17%.

Pero lo que la reforma en realidad hace -y eso es lo que está dicho entre líneas con letra no chica, sino minúscula- es subir el impuesto a las empresas a 35%. Estaríamos por sobre Francia, Alemania e Inglaterra.

-¿Cómo se llega a este 35%?

-Cuando hablo que el impuesto a las empresas en el fondo pasa a 35% me estoy refiriendo a que, según la reforma, también el impuesto sobre aquella parte de la utilidad que se retiene en las empresas pasaría a ser 35% ¿Qué es lo que hace la diferencia entre las empresas y sus accionistas? Es aquella parte que se retiene, lo que los accionistas no retiran. Entonces ahí preocupémonos de cuánto está pagando el accionista. Cuando la empresa retiene esa renta, que no recibe la persona natural, que queda retenida en alguna de esas sociedades intermedias o la empresa que generó la renta, hoy día paga el 20% y pagaría el 25% como primera categoría, más una retención adicional de 10%, lo que lleva a 35%.

-¿Tiene que ver con la eliminación del FUT?

-Exactamente. Esa es la forma que encontraron de eliminar el FUT. Y, específicamente, si entiendo el proyecto de ley -que es bastante confuso en mi opinión- se incorpora una retención de 10% para las sociedades anónimas abiertas u otras con socios que lo son. Las sociedades que se transan hoy en bolsa pagarían el 25% de impuesto de primera categoría, pero tendrían que retener un 10%. Y ese 10% adicional sería un anticipo de la obligación de los socios de pagar hasta 35% del total de la utilidad devengada. Pero, a ojos de un accionista cualquiera, nacional o extranjero, el impuesto total sobre las utilidades de las empresas sube entonces a hasta 35%.

“Estas materias no se resuelven por el reclamómetro”

-Da la sensación que las empresas ya dieron por descontada el alza a 25% de impuestos: no reclaman.

-Estas materias no se resuelven por “reclamómetro”. Las empresas están comenzando a considerar – hay un plazo y en eso afortunadamente es prudente- e irán ajustando su comportamiento. Esto significa en definitiva, probablemente, ahorrar menos, retener menos utilidades e invertir menos utilidades.

-¿Por qué considera tan negativa la eliminación del FUT?

-El FUT es el fondo de utilidades tributables retenidas por las empresas cuya contraparte es ahorro. Ahorro que está directamente invertido por la empresa, ladrillos, fierros, cuentas por cobrar, inventarios, o en el mercado de capitales, donde hay otros agentes económicos que toman ese dinero y lo invierten. Ese mecanismo ha funcionado muy bien desde mediados de los ’80 y ha permitido aumentar fuertemente el ahorro, que es la principal fuente de financiamiento de la inversión, que no es otra cosa que fuentes de trabajo.

Pero, ¿cuáles son las críticas? Se dice que esto ya no es necesario y eso es una ingenuidad. Chile sigue teniendo obvias necesidades de inversión como lo siente cualquier automovilista que anda por las carreteras del país, en fin.

Se dice que a nivel de las empresas ya no sería tan necesario, ya que éstas podrían conseguir financiamiento por otra vía. Eso es valido, parcialmente, para las 500, 1.000 mayores empresas del país que tienen acceso financiarse barato en el mercado de capitales o a conseguir acciones. Pero a todo el resto se le quita esta fuente de financiamiento y se les obliga a enfrentar bancos que le cobran caro por los créditos o que los van a ver como más riesgosos porque tendrán menos patrimonio.

-¿Podría haber un efecto macro de encarecimiento del crédito?

-De todas maneras. Una de las virtudes de Chile en los últimos 30 años es que sus empresas patrimonialmente han sido muy fuertes y eso les ha permitido enfrentar desafíos macroeconómicos, invertir en el exterior y crear empleo: Y esa fortaleza patrimonial se debilita.

Algunos dicen que el FUT como concepto está bien, pero que se abusa. Es una preocupación muy valida: Rectifiquemos esas normas que lo permiten.

-¿Ponerle fecha de término al FUT, podría incentivar que las empresas dejen de invertir en capital físico y concentren en sociedades de inversión ?

-Si invertir en el mercado de capitales es lo mismo. Ahí hay una distinción que no sé si captó a donde va. Pero cuando una empresa decide invertir en un proyecto que le es rentable, compara la rentabilidad de ese proyecto con poner el dinero en el mercado.

-Una de las críticas es que se ha usado el FUT para crear sociedades de inversión y así no pagar impuestos.

-Esa crítica la entiendo sólo en cuanto esa cadena de sociedades puede terminar ocultando lo que es un retiro para consumir. Ahí hay que dejar caer todo el peso de la ley. Pero cuando esa cadena se utiliza para invertir en el mercado de capitales no.

“Premio de consuelo” para empresas pequeñas

-Hacienda ha señalado que la eliminación del FUT no afectará a las pequeñas empresas porque los cambios que introduce la reforma y que permiten pasar a una base devengada, al contrario, las favorecería.

-Leí una frase semejante a esa que decía que para el 95% de las empresas pagarán lo mismo o menos impuestos. Esa aseveración no me cuadra. Acabo de leer que se deroga el capítulo 14 bis y el 14 quater y que deja a 160 mil empresas pequeñas y medianas damnificadas y que son como el 20% del total de las empresas en Chile. En su reemplazo se mejora y amplifica el 14 ter, pero ese es un mecanismo claramente inferior que el que se termina y, por lo tanto, es un premio de consuelo.

-¿No habrá una lógica de disminuir beneficios que se prestan para evasión?

-No he visto dónde están los estudios que sustentan que el 14 bis y el 14 quater favorecen la elusión y la evasión. Y si estuvieran, que me imagino que estarán, por qué no pensar en cambios a esos regímenes que, manteniendo el espíritu -favorecer la reinversión de utilidades de las empresas medianas y pequeñas-, buscar los cambios normativos que reduzcan esos problemas.

-¿La depreciación instantánea compensa en algo?

-La depreciación instantánea que está planteada para todas las empresas por un año es un saludo a la bandera. No hay ninguna empresa que levante un proyecto de inversión medianamente respetable en un año. Es cosa de ver las autorizaciones medioambientales que se demoran tres, cuatro, cinco años; todo lo que cuesta la ingeniería de diseño de los proyectos.

Adicionalmente, las pymes hoy día se han beneficiado con el impuesto de timbres y estampillas que está en 0,4% y que se propone subir a 0,8%. Se dice que esto no perjudica a las pymes, porque ellas pueden descontar el impuesto de timbres contra el IVA. La verdad es que el uso de ese mecanismo es cero y, en consecuencia, hoy en día las pymes pagan este impuesto.

La propuesta de cambiar el sujeto de crédito de IVA a los compradores de las pymes creo que ha sido mal entendida por los dirigentes de las pymes. Esto no produciría un beneficio de ningún tipo, sino más bien un problema de caja al comprador, le haría más duro el pago, y, probablemente, va a ajustar el plazo de pago.

-¿Por qué es preocupante la eliminación del DL 600?

-Chile hoy es un país más seguro que cuando se creó el DL 600, pero no entiendo qué beneficio tiene para el país eliminarlo. Esperaría que este mecanismo cayera en desuso.

Impuestos verdes: “Me parece bien”

-¿Está de acuerdo con usar el sistema tributario para corregir externalidades negativas que atentan contra la salud?

-Más allá que tenga reparos al proyecto presentado, me alegro de esta discusión. El sistema tributario es sumamente importante, no solamente por su impacto macroeconómico, sobre el empleo e inversión, sino porque va configurando el tipo de sociedad que queremos. Y me parece bien la utilización del sistema para penalizar el consumo y producción de males y favorecer el de bienes.

-¿Qué le parecen las medidas que la reforma plantea en este sentido?

-No he tenido oportunidad de estudiarlas en detalle, pero comparto el objetivo de hacer más onerosa la contaminación y los impuestos verdes. En ese sentido me parecen bien, pero hay que ver como juega eso con las otras normas anticontaminación que ya existen.

El objetivo de hacer que el acceso a bebidas alcohólicas sea más caro en Chile para recaudar recursos y combatir el alcoholismo es algo que no puedo sino compartir. Pero en las bebidas analcohólicas no veo porqué el azúcar daña cuando viene en una bebida y no cuando es del chocolate. Si el tema es el consumo excesivo de azúcar, debemos buscar otro instrumento.

-¿Su opinión sobre usar el sistema tributario para combatir la desigualdad?

-Me temo que quienes piensan que la reforma tributaria es un mecanismo eficaz para combatir la desigualdad tendrán una gran desilusión. En primer lugar porque lo que se está haciendo es cambiar la tributación a la renta. En Chile pagan impuesto a la renta el 19% más rico de la población y lo que se está cambiando en este impuesto es lo que juega en el 5% más rico. Aritméticamente es muy difícil que esos cambios tengan un impacto en el coeficiente de Gini.

¿Como afectamos realmente el coeficiente de Gini? Creando más empleo y mejor educación. Este proyecto debilita la capacidad económica de las empresas, amenaza su capacidad para crear empleo, que es lo que ha estado funcionando bien para combatir la desigualdad.

Es muy legítima la propuesta del gobierno de cómo allegar recursos para educación, pero sentémonos primero a discutir los proyectos que mejoran la calidad y después vemos cómo financiarlos. Una fuente son los impuestos, pero hay otras.