JAMES ROBERTS Y SERGIO DAGA EXPONEN EN CHILE EL ÍNDICE DE LIBERTAD ECONÓMICA

La Fundación Heritage en conjunto con el Wall Street Journal y el patrocinio de LyD,  publican desde hace 20 años el Índice de Libertad Económica. Este reporte fue promovido por Milton Friedman, Gary Becker y otros académicos prestigiosos, y es el más influyente en el mundo por su calidad técnica, y su grado de cobertura que llega a 186 países.

James Roberts, Director del Centro de Comercio Internacional y Económico (CITE) de Heritage Foundation; y Sergio Daga, editor colaborador para América Latina del informe para el año 2014, analizaron hoy los principales resultados de la versión 2014 del índice en Libertad y Desarrollo.

Uno de los resultados que cada año se validan es que los países más prósperos -no sólo en términos de ingresos, sino también en mejores indicadores sociales- son aquellos que disfrutan de mayor libertad económica. En contra posición, aquellos que tienen menores ingresos, y mayor pobreza y desempleo son los países que sufren de poca o ninguna libertad económica.

El ranking correspondiente al año 2014 señala que el avance global hacia la libertad económica ha retomado fuerza tras la crisis de 2009, donde había tendido a estancarse desde que alcanzara su anterior valor máximo en 2008. En términos generales, todas las regiones avanzaron en comparación a 2013, con la excepción de Medio Oriente y el Norte de África, las cuales mostraron un retroceso. En cuanto a Norteamérica, si bien no se aprecia un avance, de todas formas continúa siendo la región con mayor libertad económica del mundo. Resulta especialmente preocupante que los tres países con mayores caídas en su puntaje –Ecuador, Argentina y Venezuela- se encuentran en Latinoamérica, y son consideradas economías reprimidas, con desastrosos resultados económicos y sociales.

Chile mantiene el séptimo lugar en el Índice de Libertad Económica, conservando su  liderazgo en la región. Mantuvo su lugar en relación al 2012 y 2013, pero obtuvo una puntuación levemente menor, en respuesta a reformas que han aumentado el tamaño del Estado y la carga tributaria, así como un crecimiento del salario mínimo que excedería las ganancias en productividad de nuestro país. Así, el puntaje obtenido en el último ranking (78,7) se observa que es inferior al alcanzado en 2013, que llegó a 79,0.

VER PRESENTACIÓN DE JAMES ROBERTS Y SERGIO DAGA