ELIMINACIÓN DEL FUT AFECTARÍA AL CRECIMIENTO DE TENDENCIA

Luis Felipe Lagos, Macroeconomista Senior de Libertad y Desarrollo, afirmó en entrevista a Diario Estrategia que existen fórmulas adecuadas para evitar los problemas que se detectan en la utilización de este mecanismo.

¿Cómo evalúa las prioridades que ha establecido este gobierno, en particular en materia tributaria?

Esta rapidez por despachar la reforma tributaria puede tener aspectos positivos, pero también algunas complicaciones. En esta y en las reformas educacional y constitucional lo planteado es muy ambiguo. Eso tiende a postergar inversión y a tener efecto sobre el desempeño económico. La pronta discusión de la reforma tributaria podría tener un aspecto positivo en despejar incertidumbre. Si la reforma no es buena, obviamente puede tener efectos más perdurables sobre la actividad económica. Y al mismo tiempo, apresurarla mucho quizás no da la posibilidad para una discusión minuciosa, consultando a los distintos sectores.

¿Se ha tomado en cuenta a los distintos sectores?

Tengo entendido que sí hay disposición a ello, pero ojalá que no caigamos en una suerte de saludo, es decir, que la conversación sirva para levantar distintos puntos, hacer ver las consecuencias, y lo complicado que podría ser la implementación.

¿Es o no necesario equilibrar la cancha en materia tributaria?

El sistema chileno tiene un mecanismo de incentivo muy bueno y eficaz y a la vez eficiente para incentivar el ahorro, donde las empresas tributan por el total de utilidades devengadas, conocido como el FUT. Pero las personas no tienen vehículos de ahorro similar, sino más limitados, como el APV o el 57 bis. Eso nos lleva a pensar que quizás no hay que destruir este mecanismo tan eficiente para fomentar el ahorro, sino que expandirlo también a las personas. Hacer una reforma tributaria como la que conocemos, puede que tenga muy buenas intenciones, pero al final puede no lograr los resultados que uno busca, que es cambiar el problema de distribución del ingreso de la economía chilena.

Considerando la experiencia internacional, ¿cuál sería, entonces, una buena fórmula?

En la experiencia internacional hay distintos regímenes tributarios y algunos son bastante complejos, y uno debería moverse hacia sistemas más simples. En la experiencia internacional no existe una formula como la que se está proponiendo hoy y esto tiene una serie de problemas, como el del financiamiento para las pequeñas compañías y un problema de liquidez que puede alcanzar también a pequeños accionistas. A nivel macro lo más importante es que si se cambia el sistema, en el fondo se está generando un problema en cuanto ahorro e inversión en la economía. No se debería castigar el ahorro. Se deberían corregir los malos usos del FUT, pero mantener este sistema de incentivo al ahorro.

¿Cuánto de ese ahorro va inversión, realmente?

Si uno toma una empresa individual puede que el dueño no retire utilidades y las reinvierta en ampliar su planta o en comprar un activo financiero. Ese ahorro está siendo canalizado por el mercado de capitales y hay otra empresa que lo está usando como inversión. En el agregado, deriva en más posibilidades de financiar inversión.

¿Qué hay del mal uso del FUT?

Es cierto que puede tener mal uso. Hay mecanismos que los tributaristas conocen bien y que han identificado. Por ejemplo, el caso en que este dinero se invierte afuera y después se devuelve no reconociendo que es un retiro y se consume sin haberse pagado el impuesto.

¿Qué solución existe a ello?

Podría ser parte del consenso que la inversión se haga sólo en la empresa, porque hoy parece que se hace en otras empresas. Hay temas que se pueden conversar al respecto. No hay por qué eliminar un sistema que ha mostrado ser muy eficiente porque hay ciertas prácticas que no gustan. Otro argumento que se usa es que este mecanismo fue recomendable en otra época, pero que ahora no hay necesidad. Ese argumento integra una falacia porque uno siempre tiene la necesidad de mantener el crecimiento. Cualquier intención de generar una distribución del ingreso más igualitaria va a ser un tremendo fracaso si se nos cae el crecimiento. Además, tenemos que reconocer que mucho del avance de productividad, donde la economía chilena no ha sido muy exitosa en el último tiempo, puede ir atado a la acumulación de capital y por lo tanto tenemos que mantener un ángulo razonable al respecto. En tercer lugar, las pequeñas empresas así como en los 80, también enfrentan problemas de acceso al mercado de capitales, porque no tienen historia y es bueno para ellas este sistema, que permite que el innovador se financie por sus propias utilidades. Si generamos una reforma muy dañina hacia la inversión, podemos tener serios problemas en el crecimiento de tendencia.