LOS DESAFÍOS ECONÓMICOS DEL NUEVO PERÍODO DE CRISTINA FERNÁNDEZ EN ARGENTINA

Las elecciones presidenciales de Argentina dieron como resultado, un triunfo abrumador para Cristina Fernández, viuda de Néstor Kirchner, con un 54% de los votos, con los que obtuvo la reelección en  “primera vuelta electoral”.

Francisco Garcés, Director del Centro de Economía Internacional de LyD, analiza el estado de la economía argentina y sus desafíos.

El experto señala que ésta sigue una sólida trayectoria expansiva, que sostiene altas tasas de crecimiento como resultado de una política económica que se sigue desde el 2003.  Sin embargo, estas políticas procíclicas y las intervenciones discrecionales, han llevado a la economía argentina a algunos desequilibrios que plantean diversos desafíos futuros.

1.            La inflación, de acuerdo a estimaciones del sector privado, alcanza alrededor de un 25% anual.  La inflación oficial es de 9 a 10%.

2.            La política de remuneraciones está impulsando un alto nivel de la demanda interna y de los sueldos y salarios, que nominalmente, están creciendo un 27% anual.

3.            Los agregados monetarios, en la primera mitad del 2011, han aumentado en cerca de un 40% al año y la tasa de interés real permanece negativa.

4.            El gasto primario del Fisco creció en torno a un 33%, durante el mismo período anterior, superando el aumento de los ingresos.                                                                                            El déficit fiscal para el 2011 se estima en 1,3% del PIB.

5.            La deuda externa, en relación al PIB, bajó de 84% el 2005, a 44%, el 2010.  Las reservas internacionales llegan a US$ 55 mil millones.

6.            No obstante el alto precio de los commodities, el superávit de la cuenta corriente de balanza de pagos está desapareciendo por el exceso de gasto interno.  La fuga de capitales se ha acelerado y no se espera que termine, después de las elecciones presidenciales, por lo que se estima que se acentuarán los controles de capitales.

7.            La participación de la economía argentina en la inversión externa directa ha caído significativamente.

8.            Argentina llegó a ser un importador neto de energía el 2011, como resultado de una oferta limitada, frente a una demanda que crece rápidamente, incentivada por costosas políticas intervencionistas del gobierno, incluyendo controles de precios y subsidios.

9.            En el comercio externo, Argentina se ha vuelto cada vez más dependiente de Brasil y China, con lo que se expone a shocks de demanda en el mediano plazo.  Además, Argentina y Rusia figuran en los niveles más altos de los rankings de medidas discriminatorias de comercio, con 97 medidas vigentes, que afectan a 175 países. Cerca de un tercio de las exportaciones Argentinas son de soya, que es altamente dependiente de la demanda de China.  La economía argentina ha comenzado a recibir importantes inversiones de China, en los sectores de energía y agrícola.

10.          Para el 2010, se proyectan necesidades de financiamiento bruto por US$ 17 billones, o sea, 3% del PIB, que, si bien es una magnitud modesta, pero debido a que Argentina no tiene acceso a los mercados financieros internacionales, puede haber algunas dificultades, atendiendo, también, al hecho que por razones institucionales, las reservas internacionales de libre disposición serán más limitadas.  La falta de fuentes alternativas de financiamiento puede llevar a recurrir al banco central en moneda nacional o forzar a un alza de impuestos.