INFLACION DE MARZO: SEÑALES DE CAUTELA

El Instituto Nacional de Estadísticas dio a conocer la tasa de variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) para marzo de 2011, que fue de 0,77%. Ricardo Matte, director del Programa Económico de LyD, este resultado, que coincidió con lo esperado, se traduce en una inflación anual del IPC de 3,4% y significa que hemos retornado luego de dos años a la parte intermedia alta de la banda meta del Banco Central de 2%-4%, lo que durará sólo algunos meses ya que luego nos encontraremos por un período –esperamos razonable- en un nivel algo más elevado que el techo de dicha banda.

 En el señalado registro de marzo influyeron alzas de precios de la gasolina, con una incidencia de 0,17 puntos porcentuales; la enseñanza universitaria, con una incidencia de 0,14 puntos; transporte multimodal (Transantiago), con una incidencia de 0,096 puntos; pasajes aéreos, con una incidencia de 0,089 puntos; y gas licuado, con una incidencia de 0,059 puntos; todos ellos totalizando una incidencia de 0,554 puntos. Si a lo anterior se le resta el efecto de la fuerte caída estacional de los pasajes en bus interurbano, con una incidencia de -0,239 puntos, llegamos a una incidencia neta de estos pocos productos de +0,315 puntos, es decir, algo sobre el 40% del alza de 0,77% informada. Los restantes 0,455 puntos de incidencia, que de por sí es un nivel de inflación más del doble que el registro previo de febrero (de 0,21%), están muy diseminados a nivel de todos los restantes productos, lo que podría estar revelando tentativamente un nivel de alza de precios aún moderado pero quizás más generalizado, lo que debe ser monitoreado a futuro e interpretado ahora como una señal de cautela.

Acorde con esto último, las distintas mediciones de inflación subyacente -variaciones de precios sobre las cuales sí tiene una influencia la política monetaria, aunque con algo de rezago- nos están mostrando alzas respecto del mes previo y que no se daban en exacta magnitud desde septiembre de 2010. En efecto, el IPC subyacente o IPCX, que excluye combustibles, frutas y verduras frescas, tuvo una variación de 0,4% con respecto al mes previo, el doble de la verificada en febrero pasado, y que corresponde a un registro que no se verificaba desde septiembre de 2010 y de igual magnitud. Algo similar ocurre con el IPCX1, que corresponde al IPCX menos carne y pescados frescos, tarifas reguladas de precios indexados y servicios financieros, que experimentó un alza de 0,3% con respecto al mes anterior, superior a la verificada en febrero pasado (cuando fue de 0,2%), y que también es idéntica a un registro que no se verificaba desde septiembre de 2010.

 En lo que respecta a las inflaciones de transables y no transables, también se materializan en marzo aumentos que no se verificaban desde hace varios meses atrás. En particular, la de transables se elevó en marzo un 0,7% respecto del mes previo, nivel muy superior a todos los registrados desde comienzos de 2010 y sólo algo mayor al de agosto de ese año, cuando fue de 0,6%. En el caso de la inflación de no transables, en esta oportunidad se verificó un alza mensual de 0,8%, un nivel solo superado en los últimos quince meses por aquellas de enero y julio de 2010, con registros de 2,0% y 1,8%, respectivamente.

 Si a lo anterior se agrega lo señalado recientemente por el presidente del Banco Central, en el sentido de que el PIB “transitará muy próximo a su plena capacidad, ni con exceso ni con capacidad ociosa”, unido a los nuevos incrementos recientes del precio del petróleo WTI a casi US$ 112 el barril, creemos que la prudencia aconsejaría que el Banco Central eleve nuevamente en 50 puntos su Tasa de Política Monetaria (TPM) el próximo martes, para llevarla a 4,5%.

 Nuestra proyección para la inflación este año 2011 es de 4,4%.