PROCESO CONSTITUYENTE: LA HORA DE LOS CONTENIDOS