Suspensión de corte de servicios básicos

La Comisión de Economía de la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de ley que pretende prorrogar, por tercera vez, la ley que suspende el corte de servicios básicos.

Más allá de la extensión de la vigencia de dicho beneficio hasta diciembre de 2022 -lo que resulta discutible considerando la evolución positiva de la pandemia y el fin del estado de excepción-, el proyecto plantea, además, condonar la deuda a los usuarios en situación de morosidad y cuyos ingresos sean inferiores al sueldo mínimo, conforme a los ingresos declarados en el Registro Social de Hogares.

Esta propuesta es una medida desproporcionada que atenta directamente contra el flujo de caja y la liquidez de las empresas proveedoras, imponiendo condiciones que implican una verdadera expropiación. Los parlamentarios no han ponderado cómo estas normas van a afectar la cadena de pagos.

El no pago de los servicios repercutirá en la falta de caja para la empresa proveedora, que a su vez debe solventar sus obligaciones con sus propios acreedores y provocará un aumento de los costos financieros, pudiendo hacer insostenible la continuidad de varias empresas y perjudicando con ello a los propios consumidores, quienes se verán expuestos a la pérdida del servicio.

Carta de Esteban Ávila, Abogado del Programa Legislativo, publicada en el Diario Financiero.-