Nuevo ministerio: aprovechar la oportunidad

La semana pasada se inició la discusión del proyecto de ley presentado por el Ejecutivo que crea el nuevo Ministerio de Seguridad Pública en la Comisión del mismo nombre en el Senado. Esta iniciativa, aunque avanza en una dirección correcta al separar un ministerio que es propiamente político -el Ministerio del Interior- de uno que debiera ser en sus funciones técnico -la nueva cartera-, no aprovecha una valiosa oportunidad de reestructurar el funcionamiento de las secretarías de Estado y no solo seguir aumentando el aparataje estatal.

Al quedar el Ministerio del Interior sin una de sus principales actividades se podría abrir la puerta en avanzar hacia un Estado más racional: fusionar el centro del gobierno bajo este ministerio, quedando todas las carteras de corte político -la Secretaría General de Gobierno y la Secretaría General de la Presidencia- comprendidas en una sola entidad y no repartidas en diversos órganos.

Un Estado eficiente es precisamente lo que se necesita en el actual contexto económico, en que la presión sobre el gasto público crece y crece, y cada peso debe ser priorizado en quienes más lo necesitan y no en solventar una estructura cada vez mayor de entidades estatales.

Carta de María Trinidad Schleyer, Abogada del Programa Legislativo, publicada en La Tercera.-