Gabriel Boric destruirá las compañías de seguros

Se tramita actualmente una moción parlamentaria, firmada por el candidato presidencial Gabriel Boric, cuyos efectos llevarán a la industria de seguros a una crisis de liquidez que conduciría a varias empresas a la insolvencia, con el consiguiente daño a millones de beneficiados.

Pues bien, la indicación del diputado sobre el anticipo de rentas vitalicias, agregado en la moción parlamentaria del cuarto retiro, corresponde a un monto equivalente al 10% de los fondos originalmente traspasados a la respectiva compañía de seguros, estableciéndose como monto máximo de pago por adelanto UF 150. El monto del adelanto solicitado se pagará en cuotas mensuales descontadas de la renta vitalicia, sin que este monto sea superior el 5% de las rentas mensuales. De esta manera, la compañía de seguro deberá otorgar, de manera obligatoria, un crédito a tasa de interés de 0% a cada jubilado que lo solicite. El problema surge debido a que si, por ejemplo, un jubilado que hoy tiene 80 años, quien ha cobrado durante 15 años su pensión vitalicia, solicita estas 150 UF, ya que para poder devolverlas debería vivir hasta los 106 años. Es probable que ello no se cumpla, por lo cual la compañía de seguro tendrá un crédito incobrable que afectará su patrimonio.

Dadas las tablas de mortalidad, elaboradas con información fidedigna de nuestra población, es posible calcular qué porcentaje de todos los pagos que deberían realizar las compañías de seguros serán incobrables y, a partir de ello, los riesgos de insolvencia.

La Comisión para el Mercado Financiero ha señalado que en el escenario base de esta propuesta del diputado Boric, tres compañías presentan un incumplimiento en sus requisitos patrimoniales mínimos, mientras que en el escenario de riesgo, 9 de 15 compañías de seguros de rentas vitalicias (nacionales e internacionales) tendrán problemas de solvencia y, por lo tanto, de cumplimiento de requisitos patrimoniales y de endeudamiento. Así, el universo de asegurados en riesgo incluye casi 700.000 pensionados de rentas vitalicias; seguros de vida con 2,5 millones de personas; coberturas complementarias de salud para 7 millones de personas; y, en el caso del Seguro de Invalidez y Sobrevivencia (SIS), a toda la fuerza laboral que cotiza en las AFP en Chile.

Todos los analistas ilustrados han señalado los perniciosos efectos que tiene la propuesta del diputado Boric sobre la industria de los seguros. A pesar de ello, fue aprobada en la Cámara de Diputados y ahora debe ser analizada por el Senado. Es de esperar que los antecedentes técnicos logren convencer a los senadores de los graves efectos de esta iniciativa, colocando la cordura en el trámite legislativo. De esta manera, la propuesta de Boric es un ejemplo de cómo tan pocos buscan hacer tanto daño a tantos.

Columna de Tomás Flores, Economista Senior, publicada en El Líbero.-