CHILE: CINCO PREGUNTAS Y UNA ALIADA FORMIDABLE

Mientras los políticos discuten cómo repartir los recursos fiscales y los fondos para la jubilación, creo que no estamos ocupados en los temas de verdad a resolver en el futuro próximo. El país es más pobre que hace dos años y la gente quiere vivir mejor. Tenemos que producir más riqueza, de lo cual poco se habla. No me voy a referir aquí a cómo aumentar el producto; quiero discurrir cómo, cualitativamente, mejorar la calidad de vida de todos, respondiendo cinco preguntas. La pandemia ilumina algunas de estas ideas.

¿Dónde y cómo vivimos? Cómo construimos ciudades con mejores espacios públicos, veredas y parques que configuren barrios más gratos. Necesitamos resolver, con inteligencia no consignas, qué densidad queremos, cuánto construir en altura y cuánto extender la ciudad, considerando el costo en transporte e infraestructura. Qué viviendas sociales queremos y cómo incorporamos a los inmigrantes; cuál es el equilibrio entre Santiago y regiones. Cómo resguardamos la seguridad de nuestros barrios y enfrentamos el narcotráfico, la delincuencia y el vandalismo, que debe disociarse de manifestaciones políticas.

¿Cómo y dónde trabajamos? Cuánto teletrabajo es razonable, cuántas horas en el hogar, cómo facilitamos el trabajo de la mujer con horarios más libres, qué condiciones deben tener quienes reparten los bienes en la llamada última milla, cómo adecuamos la regulación a la nueva economía, son algunas de las cuestiones a resolver.

¿Cómo nos educamos? Cuánta educación a distancia y en el hogar, en cada nivel. Intuimos que la educación superior es cara; gastamos demasiado respecto a otros niveles y alternativas que la tecnología ya hace posible. En el mundo nunca más del 50% recibe educación superior. ¿No debiéramos preocuparnos más de los de los que eligen formación técnica?

¿Cómo vivir mejor durante más tiempo? Gastar más en prevenir que en curar problemas de salud. La tecnología, otra vez, lo hace posible. Cómo repartir la riqueza que produce el país no es sólo cuestión de impuestos y gasto público, una ecuación relevante, sino que debemos transparentar las transferencias intergeneracionales que realiza el Estado entre los chilenos. Cuánto gasto público en salud y previsión versus gasto en educación es una cuestión que debiera estar en el centro de la discusión política.

¿Cómo nos gobernamos? Redefinir nuestra forma de hacer política, las relaciones entre distintos poderes del Estado y el balance entre ellos y los ciudadanos es necesario. Debemos poner a las personas al centro de una modernización del Estado para los ciudadanos y no para los políticos. La tecnología sería también de gran ayuda en esta tarea; sería nuestra aliada formidable.

No digo que no habría diferencias si nos ponemos de cabeza a resolver estas preguntas, pero la discusión sería más fructífera que la de hoy.

 

Columna de Luis Larraín, Presidente del Consejo, publicada en La Tercera.-