UNIDAD, VOTO ÚTIL Y CONTENIDOS

Quienes están preocupados de lo que viene en la Convención Constitucional me preguntan sobre elecciones, pactos, candidatos, estrategias, etc. Superado el hito de la inscripción de candidaturas, con acierto por parte de la centroderecha más allá de las escaramuzas propias de estos procesos y algunos que parecen nerviosos o disgustados, hay que intentar que la ventaja, relativa, que hemos obtenido frente a la izquierda en la inscripción no se dilapide por malas decisiones a la hora de votar, ni por improvisación, inexperiencia o mala gestión de los convencionales elegidos.

Partamos por lo primero. El desprestigio de la política ha llevado a un sentimiento generalizado contra los partidos y sus militantes. Si bien hay razones para estar enojados con ellos, debemos reconocer que la política se hace con políticos. Así es la democracia representativa, el imperfecto sistema que tenemos pero que hasta ahora no ha encontrado uno que lo supere. Es cierto que también puede haber candidatos independientes y los hay en esta elección. Nuestro sistema electoral con cifra repartidora y listas favorece a quienes van agrupados en un pacto, pues si uno vota por un candidato independiente que está dentro de un pacto nunca pierde el voto ya que si el que uno prefiere no es elegido, ese voto igual favorecerá a otro que va en esa lista. Para hacerla corta, si a usted le gusta un candidato independiente y comparte nuestras ideas, asegúrese de que ese candidato independiente esté en el pacto Vamos por Chile pues tiene más posibilidad de ser elegido y si no sale, favorecerá con su voto a otro candidato que tiene un pensamiento parecido o al menos suficientemente afín para integrar el mismo pacto. Esto es muy importante para el desarrollo futuro de la convención pues los convencionales, aunque son elegidos como personas y en ese carácter actúan, tenderán a agruparse en sus opiniones y votos con aquellos que integran el mismo pacto.

Los candidatos independientes que no están en el pacto de Chile Vamos, aunque sean buenas personas y tengan buenas ideas tienen pocas posibilidades de salir. Si van en una lista de independientes su voto servirá para apoyar al candidato más votado de esa lista, si es que ésta logra elegir a alguno. Si van solos, es altamente improbable que sean elegidos. Puede que alguien encuentre muy pragmático o incluso prosaico este enfoque, pero si usted quiere que su voto sea útil y no testimonial debiera actuar así. Son tan importantes las cuestiones que se discutirán acerca del futuro de Chile en esta convención, que creo que hay que asegurarse de que el voto sea útil. No es una ocasión para darse gustos.

La segunda cuestión importante a tomar en cuenta es cómo actuarán los convencionales elegidos a la hora de pronunciarse acerca de los contenidos de la nueva Constitución. Tenemos la amarga experiencia de tener más de un tercio en el Congreso y aún así haber perdido votaciones fundamentales como fueron las de retiro de fondos de las AFP. No basta entonces que los convencionales sean elegidos en la lista de Chile Vamos. Necesitamos liderazgos al interior del grupo que sean capaces de convencer a sus pares de hacer prevalecer los principios y las buenas políticas para el futuro del país, por sobre conveniencias de corto plazo. Vote entonces por candidatos que hayan demostrado su liderazgo, pues ellos serán muy importantes a la hora de discutir los preceptos de la nueva Constitución.

 

Columna de Luis Larraín, Presidente del Consejo, publicada en El Líbero.-