UNIDAD EN LA CENTRODERECHA

Ha sido una semana importante para la centroderecha. Desde ya, los tres principales partidos de Chile Vamos, Renovación Nacional, la UDI y Evopoli han aprobado en sus Consejos Nacionales una lista conjunta para las elecciones en que se elegirán los 155 ciudadanos que escribirán la Nueva Constitución, lista que incluirá también representantes del Partido Republicano. Es una muestra de unidad que revela madurez política y quienes formamos parte de ese sector, que somos rápidos para enojarnos cuando nuestros parlamentarios y políticos caen en el populismo y personalismo, debemos celebrar a los dirigentes que han llegado a este acuerdo pues han puesto la unidad en primer lugar, que es lo que corresponde cuando te enfrentas a quienes están dispuestos a usar cualquier recurso, incluidos aquellos fuera de la institucionalidad, para derrotarte y destruir el país que hemos construido en los últimos treinta años.

Confiamos en que no habrá sorpresas y el lunes 11 de enero se inscribirá la lista unitaria de la centroderecha. Otra cosa es lo que ocurrirá en la Convención. No sólo necesitamos unidad para conformar listas, sino también contornos y factores comunes para definir contenidos y propuestas. La diversidad es bienvenida, siempre que haya un propósito común y se actúe con lealtad. Bienvenidos son los candidatos que puedan ejercer un liderazgo en la Convención, por lo que se aprecia la presencia de personas relevantes en la discusión pública como Marcela Cubillos en la lista de unidad.

También esta semana Joaquín Lavín ha anunciado que no postulará a la reelección como Alcalde de Las Condes para concentrarse en la carrera presidencial. Evelyn Matthei, por su parte, sí se presentará a la elección en Providencia, sin renunciar por ello a una eventual candidatura presidencial. RN y Evopoli deben definir próximamente sus candidatos a una primaria y Mario Desbordes ya ha manifestado su intención de representar a RN. Sebastián Sichel, siendo independiente, concita apoyo también en varios militantes de los partidos de centroderecha y está dispuesto a participar en una primaria. José Antonio Kast no se ha pronunciado sobre esta posibilidad, aunque sabemos que ya una vez desechó ese camino para presentarse directamente a la primera vuelta.

Los precandidatos saben que el electorado de centroderecha premiará la unidad y castigará a quienes la rompan. Pero la centroderecha tiene otros desafíos. La UDI debe tener un lugar más preminente en la discusión de ideas. RN definir los límites de su conocida diversidad interna, imprescindible si aspira a un liderazgo más allá del partido. Evopoli necesita decidir si crecerá a costa de sus socios o expandirá las fronteras de la centroderecha. Republicanos debe definir su política de alianzas y los límites de posturas identitarias que se debilitan en el mundo por sus excesos.

Columna de Luis Larraín, Presidente del Consejo Asesor de LyD, en La Tercera.-