Ojo con la violencia

El incremento en los hechos de violencia y uso de armas de fuego observado en los últimos días, posiblemente relacionado a otros delitos como el narcotráfico, exige una pronta respuesta del Estado en su conjunto.

Mejorar la gestión administrativa y policial y revisar las funciones de tribunales y Ministerio Público como organismos involucrados en esta misión, es una tarea fundamental dentro de la cual no se puede minimizar la importancia de la herramienta legislativa y la responsabilidad que tienen diputados y senadores en combatir desde su propio flanco la delincuencia.

Ante el estancamiento de la agenda de orden público y seguridad que el Presidente de la República ha intentado impulsar desde el inicio de su mandato en el Congreso, se valora la reciente actitud de diálogo adoptada por ambas Cámaras. Sin embargo, no basta con que se llame a más mesas de trabajo, es necesario que el compromiso con la seguridad se refleje también en los votos.

Iniciativas como la ley marco de control de armas o la más reciente que permite el uso de técnicas especiales de investigación contra bandas delictuales, deben ser tramitadas con celeridad. No se puede esperar a más hechos violentos para dar una respuesta a la sociedad desprotegida.

 

Carta de María Trinidad Schleyer, Abogada del Programa Legislativo, publicada en el Diario Financiero.-