En vez del Pesimismo

¿Qué hacemos para sacudirnos del pesimismo que impregna nuestras expectativas económicas? Dos de los mejores economistas chilenos, Ricardo Caballero y Sebastián Edwards, expresan su opinión por estos días. Sebastián el fin de semana en La Tercera, donde se declara francamente pesimista y manifiesta su dolor por volver a los orígenes y a la mediocridad de nuestro país. Las señales para él son claras y para ilustrarnos nos hace una comparación de Chile con dos países: Ecuador y Costa Rica. Hoy somos más del doble de Ecuador y 50% más que Costa Rica en ingreso per cápita y predice que en 25 años más, una generación, estaremos entre Ecuador y Costa Rica.

Es en verdad desoladora esta visión, porque como nos explica Edwards, Chile tenía la misma situación que Costa Rica y Ecuador en 1990. Igual ingreso per cápita, la misma desigualdad, y similar pobreza. Hoy los supera largamente, pero en la próxima generación viviremos en la mediocridad, entre Ecuador y Costa Rica.

La única salida que ve Sebastián Edwards para escapar de este destino es el proceso constituyente que se acerca, siempre que se realice con altura de miras, en una conversación abierta, respetuosa y realista. Le preocupa la poca preparación que observa para que se desarrolle de esa manera. Advierte eso sí que para aprovechar esta oportunidad es esencial evitar el rebrote de la violencia que tanto político cobarde no quiso denunciar a fines del año pasado. No lo dice Sebastián, pero lo digo yo: ese escenario ideal que él sugiere no parece ser el que prevalecerá en los próximos meses.

Ricardo Caballero está hoy en el tradicional seminario del grupo Security en que anualmente nos ilumina con su visión de la economía mundial y nos entrega opiniones sobre Chile. Estará acompañado de Marcela Cubillos, Directora Ejecutiva de Libertad y Desarrollo quien se referirá al escenario político. Si bien al escribir esta columna no tenía la información de su exposición, una entrevista publicada en El Mercurio nos da algunas luces sobre lo que espera.

Caballero no es pesimista respecto a la economía mundial. Señala que, si bien se han perdido entre dos y tres años de crecimiento, la recuperación puede ser rápida y a mediados del año 2021 podríamos recuperar el 90% o más de lo perdido. Menciona la rápida recuperación de China, dada su agresiva estrategia para superar la pandemia, como un factor primordial por su poder para mejorar el precio de los commodities, lo que beneficiaría a Chile entre otros países. Otro factor favorable para la recuperación mundial que menciona Ricardo Caballero es el escenario de bajas tasas de interés y tasas de inflación que vive la economía en la mayoría de los países.

En relación a Chile, Caballero señala que le parece acertado que la estrategia del gobierno haya privilegiado el reemplazo de ingresos y que más adelante lo principal tendrá que ser la recuperación de los empleos perdidos. Señala que la percepción externa sobre Chile ha sufrido y que el populismo es un riesgo que en el mediano plazo puede llevarnos a una crisis de deuda que sería muy dañina. Agrega que el mayor riesgo de nuestra economía está en los seres humanos y entre ellos los políticos.

Interpretando los dichos de Ricardo Caballero, pareciera que los problemas y riesgos de la economía chilena no están en sus fundamentos, que junto a una razonable recuperación de la economía mundial nos podrían llevar a retomar una senda de progreso. El problema está en la política y en eso coincide con Sebastián Edwards.

 

Columna de Luis Larraín, Presidente del Consejo de LyD, publicada en el Diario Financiero.-